Peñoles

Al construir un robot se cumple un sueño

0

Enclavado en una de las zonas más problemáticas de Gómez Palacio, Durango, el CBTIS 159 se asoma como una isla donde jóvenes entusiastas encuentran un lugar para desarrollar su potencial. A través de su programa de robótica, la preparatoria pública no sólo se ha dado a conocer localmente, sino que ha puesto su nombre en alto durante competencias a nivel nacional e internacional durante los últimos cinco años.

Estudiantes del CBTIS 159, provenientes de colonias populares y comunidades ejidales, demuestran constantemente que no existen imposibles, al derribar muro tras muro mediante su empeño.

Los jóvenes han sido apoyados por la minera Peñoles, que ya ha visto cómo varios de los integrantes del taller de robótica han partido de las aulas del CBTIS 159 hacia universidades de prestigio.

Todo empezó con una invitación del Grupo Peñoles; se nos explicó que se tenía qué hacer un robot y que se tenía que mandar a Estados Unidos para concursar en FIRST… era todo lo que sabíamos, no teníamos idea de cómo había que hacer esto , recuerda la maestra Sandra Nydia Chávez tutora del equipo de robótica del CBTIS 159 desde 2012, año en que inició el viaje junto a otras preparatorias de La Laguna.

Los robots cambiaron todo

Antes de 2012, por sus características de ubicación y recursos, el CBTIS 159 era una de las preparatorias públicas con menor demanda de ingreso; el equipo de robótica, los robots, han cambiado la tendencia.

Maestros, directivos y padres de familia coinciden que el equipo de robótica es lo mejor que tiene la escuela, lo que ha provocado que este año escolar, por primera vez en su historia, se haya tenido que elegir entre los aspirantes a ingresar.

 

El valor agregado

Mi hijo era un muchacho inseguro, con muchas ganas de aprender, pero no sabía cómo usar lo que sabía ya cuando desarmaba y armaba cosas, hasta que llegó aquí y, además de aprender, se volvió más seguro, ordenado y amable , confiesa María Antonia, madre de uno de los miembros del equipo de robótica.

El competir a nivel local con escuelas privadas con muchos más recursos y talleres sofisticados suele mermar la confianza de los estudiantes del CBTIS 159.

No sólo deben cursar sus materias normales y pertenecer al equipo de robótica, sino que también participan en rifas, eventos y ventas varias para costear los constantes viajes que realizan.

En medio del desierto

El Centro de Estudios Técnicos de Laguna del Rey, se encuentra en el municipio de Ocampo, Coahuila, durante 22 años ha recibido a jóvenes de comunidades mineras que llegan hasta acá buscando superarse y tener mejores oportunidades de trabajo.

Son jóvenes que participan en un programa de desarrollo que impulsó la empresa Peñoles para contar con técnicos capacitados en sus unidades mineras en varios estados del país, como Chihuahua, Sonora, Zacatecas, Estado de México, Coahuila, Durango y Guerrero.

Esta escuela, establecida por la empresa minera brinda a los jóvenes una carrera técnica en Mecánica general, Electricidad e instrumentación que luego de 18 meses de formación en el sistema educativo Dual, se incorporan a las plantas y minas de la compañía, ubicadas en las comunidades de donde son ellos originarios. A estos jóvenes, Peñoles, les ofrece una beca del 100% para que se capaciten, además de brindarles alojamiento y alimentación.

La experiencia

Para los miembros del equipo de robótica del CBTIS 159 y del CETLAR es un sueño no sólo concursar a nivel nacional e internacional, sino conocer ciudades cuya ubicación y características sólo conocían por fotografías.

De acuerdo con Luis Antonio Soledad Ramírez, estudiante del cuarto semestre, el principal legado para los miembros del equipo es el orgullo personal y familiar que genera.

A los jóvenes les respalda Jessy Taisha Gallegos, Nosotros vamos por todo siempre, no pensamos en otra cosa que no sea ganar y poner en alto el nombre de la escuela y de nuestras familias explica. Para la novel estudiante, el esfuerzo que implica mantenerse en el equipo no está al alcance de todos, porque hay que sacrificar tiempo, energías y enfocarse a cumplir objetivos concretos.

 

 

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *