Mundo Corporativo

Si el TLCAN se cancela se abriría oportunidad para fortalecer al sector pecuario mexicano

0
· El apoyo de la Secretaría de Economía al sector sería fundamental.
· A través de políticas públicas se fomentaría la producción y consumo de productos mexicanos.
 
Ciudad de México a 25 de octubre de 2017. Sí a pesar de los esfuerzos que emprendan las autoridades mexicanas, no es posible mantener vigente el TLCAN, la cancelación del acuerdo sería una buena oportunidad para fortalecer el sector pecuario mexicano, dijo César Quesada Macías, vicepresidente Pecuario del Consejo Nacional Agropecuario.

El también presidente de la Unión Nacional de Avicultores, mencionó que ante la probabilidad de que el TLCAN llegue a su fin, será vital el apoyo que las autoridades de la Secretaría de Economía (SE) realicen a través de la implementación de políticas públicas que generen mayor valor a la cadena productiva.

Lo anterior lo expresó con base en el potencial que tiene el país para aumentar su producción nacional y consumo, como se muestra en la siguiente tabla:
   
USA 
Argentina
Brasil 
Europa (28 países) 
México
Pollo 
48.3
37.5
39.6
23.9
30.8
Res 
25.6
38.6
25.7
11.1
14.7
Cerdo 
22.8
8.8
11.5
32.3
16.6
TOTAL
96.7
84.9
76.8
67.3
62.1
Fuente OCDE. Consumo de Carne 2016. Kg. por persona

Se refirió a que la utilización de cupos de importación debe ser una estrategia complementaria para equilibrar el mercado nacional.

Ejemplificó que la SE ha utilizado cupos unilaterales para la importación de: huevo en 2012, pollo en 2013, pavo en 2014 y en carne de res en 2017.

Quesada Macías argumentó que una medida de apoyo al sector pecuario mexicano de: huevo, carne de pollo, res, cerdo, pavo, ovino y caprino, leche y miel, sería que el otorgamiento de cupos de importación de libres de arancel para productos de los sectores mencionados, se efectuará de manera ordenada, programada y mediante consultas con los productores nacionales.

“Este mecanismo permitiría, por un lado, satisfacer la demanda de alimentos en el mercado nacional, al tiempo que generaría certidumbre en las inversiones de los productores en México”, dijo.

En el mismo escenario, una medida adicional de apoyo, sería que los casos de dumping, que presentarán los productores nacionales, fueran analizados y aplicados con prioridad en el caso de que así resulte.

Informó que México ocupa el décimo primer lugar, a nivel mundial en la producción ganadera. De acuerdo con datos del CNA, el sector pecuario mexicano ha mantenido un crecimiento promedio de 2.6% desde que entró en operación el TLCAN (1994) a la fecha. En ese lapso, la carne de res registra un incremento en su producción de 1.47% anual, la carne de cerdo 2.09%, la carne de pollo 3.94%, la producción de huevo 2.94% y la producción de leche 2.1 por ciento.

Por otro lado, estimó que el valor de la producción pecuaria para el 2016 oscila en los 400 mil millones de pesos anuales. En 2014 el valor de su producción alcanzó los 346 mil millones de pesos, sin embargo para 2015 superó los 382 mil millones de pesos.

Destacó la oferta de proteína de origen animal que tiene México, la cual oscila en 22 millones de toneladas anualmente. En ese sentido, mostró que durante 2016, México produjo 3.2 millones de toneladas de carne de pollo, 2.7 millones de toneladas de huevo, 1.8 millones de toneladas de carne de res, 11.7 millones de litros de leche, 1.3 millones de toneladas de carne de cerdo y 55 mil toneladas de miel, más unas 116 mil toneladas entre carne de pavo, carne de caprino y carne de ovino.

Puntualizó que en caso de ruptura del TLCAN, los retos y oportunidades también se darían en el campo mexicano, ya que se fomentaría el fortalecer la cadena productiva para abastecer al sector pecuario nacional.

“Debemos reconocer que tenemos una gran complementariedad con los Estados Unidos en materia de abasto de insumos agrícolas destinados a la preparación de alimentos balanceados para los animales. Por ejemplo, importamos de ese país: 98% del maíz amarillo, 100% del sorgo, 100% de la pasta de soya y el 87% del frijol soya, lo que significa una importación de casi 19 millones de toneladas, de un total de 31 millones de toneladas de granos forrajeros y oleaginosas que consume el sector pecuario nacional, anualmente”, insistió Quesada.

El CNA ha estado participando activamente en el Cuarto de Junto durante las cuatro reuniones de renegociación que se han sostenido en la búsqueda de la renovación del TLCAN.

El propio vicepresidente Pecuario del CNA y presidente de la UNA, externó una vez más su confianza en que las negociaciones para renovar el TLCAN, generarán acuerdos positivos para los sectores agropecuarios de México, Estados Unidos y Canadá, finalizó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *