Sociedad

Urge mejorar acceso a la atención en salud de niños y adolescentes con cáncer: AMANC

103
0

El cáncer en la infancia y la adolescencia amenaza con superar a las enfermedades infecciosas como una de las causas más altas de mortalidad a nivel global, lo que realza la necesidad de tomar acciones mundialmente concertadas para hacer frente al creciente reto que plantea esta enfermedad no transmisible.

Datos de 2015 de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC en inglés) señalan que la incidencia mundial del cáncer en menores de 20 años está creciendo, al pasar de 165 mil nuevos casos anuales a 215 mil para niños menores de 14 años y a 85 mil nuevos casos entre los 15 y 19 años. Muchos más permanecen sin ser contabilizados y sin ser reportados debido a la falta de registros en un gran número de países.

Si bien el número de niños con cáncer es mucho menor en comparación con la incidencia mundial de cánceres en adultos, la probabilidad de recuperación es significativamente más alta; las tasas de supervivencia en países de ingresos altos alcanzan un promedio de 84%, mientras que en México, el nivel promedio de sobre vida es apenas superior al 51%.

Al conmemorarse hoy el Día Internacional del Cáncer Infantil, 187 agrupaciones de la sociedad civil que integran la Organización Internacional de Cáncer Infantil (Childhood Cancer International, CCI, en inglés) hacen un llamado para asegurar que niños y adolescentes de todo el mundo tengan la oportunidad de sobrevivir al cáncer con vidas largas, productivas y significativas.

CCI es la mayor organización mundial de apoyo a pacientes con cáncer infantil, representada en México por la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC); para este llamado de conmemoración, cuenta con el respaldo de los mil 800 profesionales de la salud de los 110 países que son miembros de la Sociedad Internacional de Oncología Pediátrica (SIOP).

El mensaje unificado de la campaña del Día Internacional del Cáncer Infantil es “Mejor Acceso Mundial a la Atención de Salud de Niños y Adolescentes con Cáncer”. Este mensaje devela las iniquidades y disparidades flagrantes en el acceso a la atención en la mayoría de los países de ingresos bajos y medios, donde vive el 80% de los niños con cáncer.

Los niños y adolescentes de África, Asia, América Latina y en algunas partes de Europa oriental y meridional aún no tienen acceso a un tratamiento adecuado, incluidos los medicamentos esenciales y la atención especializada. En la actualidad, el país de residencia del paciente determina frecuentemente su capacidad de sobrevivir un cáncer infantil.

“La oportunidad de vivir no debería ser un accidente de ubicación geográfica. Porque no hay nada más abrumador que recibir la noticia de que un hijo tiene cáncer, y nada es más trágico que saber que el tratamiento y la cura existen, con excelentes resultados, pero que no se encuentran disponibles para tu hijo. ¿Por qué? ¡Porque vive en el hemisferio incorrecto!”, indica una comunicación difundida por CCI con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil.

AMANC se suma a la exigencia para que los líderes del mundo actúen y ayuden a salvar a todos los niños y adolescentes con cáncer. De manera particular, reitera su postura para que autoridades en salud investiguen y aclaren las presuntas irregularidades en el suministro de medicamento oncológico en el estado de Veracruz. Y que sean revisados los mecanismos de compra y distribución de quimioterapias en el país.

En el Día Internacional del Cáncer de Infantil, se pidió que los interesados en el cuidado de la salud, los padres, las familias y las comunidades aboguen por la colaboración del gobierno junto con organizaciones de la sociedad civil, grupos sin fines de lucro y comunidades locales para asegurar que los niños y adolescentes con cáncer tengan la atención necesaria durante todo el ciclo de su enfermedad (diagnóstico, tratamiento y seguimiento).

Este llamado a la acción apoya el tercer Objetivo de Desarrollo Sostenible de la ONU, indicador cuatro para el año 2030, que consiste en reducir en un tercio la mortalidad por enfermedades no transmisibles mediante la prevención, el diagnóstico temprano y el tratamiento oportuno junto con la promoción de la salud mental y el bienestar. De hecho, “si se completan estos objetivos, significaría el fin de la pobreza extrema y la desigualdad para 2030”.

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *