El XIV Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables.

176
0
Compartir:


El XIV Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables, organizado por el Centro Mexicano para la Filantropía (Cemefi) y convocado, también, por la Alianza por la Responsabilidad Social Empresarial por México (AliaRSE) y la Red Forum Empresa, se llevó a cabo en formato virtual del 12 al 14 de mayo, contando con la participación de más de 4 000 personas conectadas desde México y otros países del mundo.

A causa de la pandemia, la conversación sobre la responsabilidad social empresarial (RSE) se ha colocado en la agenda pública, de ahí que “RSE, hacia un nuevo enfoque” se eligiera como tema central de la edición 2021 del Encuentro que reúne a los ejecutivos de empresas de Latinoamérica de todos los sectores económicos.

Durante sus intervenciones, tanto Pilar Parás García, Presidente del Consejo Directivo del Cemefi, como su Presidente Ejecutivo, Ricardo Bucio Mújica, resaltaron la importancia de que la RSE sea una cultura viva en las empresas, que tenga en el centro de sus operaciones a las personas y disminuya la desigualdad.

En los paneles y las conferencias la discusión sobre el papel de las empresas tras la pandemia en un nuevo contexto económico se centró en las alianzas intersectoriales, como clave para lograr valor compartido y sostenible. El desafio que enfrenta el sector empresarial, a nivel global, es replantear sus procesos industriales, de producción y consumo hacia la sustentabilidad, considerando las dimensiones ambientales y sociales.

Las organizaciones sostenibles serán aquellas que puedan adaptarse a la revolución tecnológica con el uso de plataformas que propicien el trabajo en red, y los ambientes de trabajo híbrido e inclusivo. De ahí la importancia de establecer una alianza entre academia, empresas y gobierno para crear mejores políticas públicas, a partir del trabajo colaborativo. Se dijo también que la incorporación de la inteligencia artificial para optimizar procesos tendrá que ir acompañada de una visión social para que la automatización no se traduzca en despidos masivos de personal, sino en la creación de nuevos puestos de trabajo, con funciones adaptadas a los nuevos tiempos.

Durante la jornada, el Cemefi y AliaRSE llevaron a cabo las ceremonias virtuales de entrega del Distintivo ESR (empresa socialmente responsable) a 903 empresas grandes que cumplieron con los estándares de responsabilidad social empresarial este año; un logro alcanzado con sobresaliente esfuerzo al mantener su compromiso con su comunidad interna y con toda la sociedad, a pesar de las circunstancias.

Caracol de Plata

La comunicación, junto con las cuatro líneas básicas de la responsabilidad social empresarial: cuidado y preservación del medio ambiente, ética y gobernabilidad, calidad de vida en el trabajo y vinculación con la comunidad, permite a las empresas ampliar y enriquecer sus acciones para impactar a todos los grupos con los que se relacionan.

En todo el mundo, estudios han demostrado que los consumidores quieren adquirir productos y servicios de corporaciones honestas y comprometidas con su entorno y con la sociedad, desean conocer cuáles son sus principios y valores, y cómo están contribuyendo a que sus comunidades sean mejores.

En ese sentido, la comunicación con causa social es una herramienta poderosa que permite a las empresas responder a las inquietudes de los distintos grupos con los que se relacionan.

El 13 de mayo se llevó a cabo, de manera virtual, la ceremonia de entrega del Caracol de Plata, en su edición profesional, en el marco del XIV Encuentro Latinoamericano de Empresas Socialmente Responsables.

Estos fueron los mensajes ganadores en la XXI edición del Reconocimiento Iberoamericano Caracol de Plata, en sus diferentes categorías. Felicitaciones a cada uno de ellos ya a todos los participantes.

Audiovisuales: “Valiente”, creado por la Agencia Montalvo para el Instituto de Liderazgo Simone de Beauvoir. (México)
Gráficos: “Medicinita”, realizada por Antonio Orozco Comunicación para la Asociación Mexicana de Ayuda a Niños con Cáncer (AMANC Puebla). (México)
Medios Alternativos: “Voces perdidas”, creado por Archer Troy para Voces de la Ausencia, Verdad, Justicia y Reparación. (México)
Medios Digitales: “El filtro que salva vidas”, realizado por Pimienta Estudio de Diseño y patrocinado por Red Uno y Cíclope. (Bolivia)
Radio: “Sh*t”, creado por la agencia Lerma para la Colon Cancer Coalition. (Estados Unidos) Campañas Integrales: “The bloody data”, realizado por Arteaga & Arteaga para Amnistía Internacional Puerto Rico. (Puerto Rico).

La grabación en video de la ceremonia de entrega está disponible en el Canal Caracol de Plata en YouTube. Desde este espacio, invitamos a los directivos de las empresas socialmente responsables a compartir con sus equipos de comunicación y mercadotecnia los mensajes y campañas ganadores del Caracol de Plata, para sensibilizarlos y animarlos a que incorporen esta estrategia a sus planes de trabajo.

RSE tras la pandemia

Nunca antes había sido tan importante preguntarse los “para qué”, quizá porque las reflexiones habían sido dejadas a los académicos o teóricos de la economía. Sin embargo, la pandemia de la Covid ha obligado a las empresas a regresar a su origen, enraizado en el más puro sentido social.

La responsabilidad social empresarial (RSE) ha sido un concepto revolucionario desde sus inicios, porque cuestiona la operación de la empresa, sus “para qué” y sus “cómo”. Aquellas empresas que encontraron en el ejercicio de la responsabilidad social un camino hacia el liderazgo tienen una ventaja competitiva sobre las que postergaron su implementación.

El mundo, la sociedad y la economía cambiaron vertiginosamente en 2020. Ahora las empresas tienen que identificar y responder, al mismo tiempo, las nuevas demandas sociales y las nuevas prioridades de los consumidores. La RSE ya no es más una tendencia que se puede elegir seguir o no, es la brújula empresarial a partir de 2021.

En la coyuntura mundial, la crisis es la constante. Siendo los principios de responsabilidad social, la ética empresarial, la vinculación con la comunidad, la sostenibilidad y la calidad de vida en la empresa; hoy se fortalecen y su interconexión es más clara que nunca. No hay un proceso de resignificación, sino nuevas prioridades en cada uno de estos ámbitos.

En términos de sostenibilidad, no habrá cabida para aquellos que no se comprometan con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. La necesidad de construir alianzas entre empresas ha dejado de ser una utopía para convertirse en la única posibilidad real de caminar hacia un mundo más sostenible; que brinde oportunidades para todos.

Sobra argumentar lo importante que ha sido en los últimos meses la vinculación de las empresas con su comunidad. Volcaron sus presupuestos en acciones filantrópicas con las que se pudieran paliar las necesidades de miles de personas; pero, en términos de sostenibilidad, el modo de relacionarse con los sectores más desfavorecidos tiene que ser diferente en la postpandemia.

La Covid ha resultado ser un gran maestro en la democratización de las problemáticas y en la búsqueda de soluciones. Queda claro que, a la par del cierre de miles de empresas, nuevas iniciativas se abren paso en una economía que avanza aceleradamente hacia la transformación digital. Luego de la pandemia, la RSE seguirá siendo la brújula para las empresas, el norte que les permitirá redescubrir sus “para qué”, sin perder el rumbo.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario