La Gestión Integral del Agua en un Futuro con Estrés Hídrico - Revista Ganar-Ganar
HomeRevista #99La Gestión Integral del Agua en un Futuro con Estrés Hídrico

La Gestión Integral del Agua en un Futuro con Estrés Hídrico

La Gestión Integral del Agua en un Futuro con Estrés Hídrico

El lema del día “Juntos podemos hacer una diferencia” como tema del taller, el World Environment Center, el UN CEO Water Mandate y CESPEDES invitaron a las empresas a:

  • Implementar prácticas entre pares, involucrándose y conectándose con los participantes interesados
  • Reducir el uso de agua y energía, aprovechando las herramientas disponibles, incluyendo el Water Risk Monetizer y el Smart Water Navigator para autoevaluar y desarrollar un plan de continuo mejoramiento.
  • Proteger las cuencas hidrológicas, participando directamente con una iniciativa local, como los Fondos de Agua.
  • Comprometerse con la gestión integral del agua uniéndose al UN CEO Water Mandate
  • Definir tres acciones de alto impacto que son relevantes para sus negocios.

Antecedentes

No hay duda de que el mundo se enfrenta a una creciente crisis del agua. Los datos de las Naciones Unidas indican que más de 2 100 millones de personas carecen de acceso al servicio BÁSICO de agua potable y más de 4 400 millones de personas tampoco tienen acceso a servicios BÁSICOS de saneamiento. Los datos de la FAO indican que la agricultura en 2050 deberá producir casi un 50% más de alimentos, piensos y biocombustibles que en 2012. También marcan que habrá una mayor incidencia de sequías que afectarán a los pequeños agricultores que producen aproximadamente el 60% de la producción agrícola mundial. Datos de la OCDE señalan que, para el 2050, se prevé que las extracciones mundiales de agua aumentarán en un 55%. La seguridad del agua es esencial para la salud pública, el crecimiento económico, la estabilidad política, la estabilidad ambiental y la reducción del riesgo de desastres. Está claro que el momento de la acción es ahora. Compañías líderes, “think tanks” y bancos se reunieron en la Ciudad de México, para analizar las tendencias globales y locales actuales y las mejores prácticas en la materia.

(1) La falta de disponibilidad es costosa.

La inseguridad del agua causa conflictos, desde 2011, la cantidad de eventos anuales de conflictos por el agua ha aumentado de 10 a casi 70 por año. La contaminación del agua causa muertes, la Comisión Lancet indica que hubo 1.8 millones de muertes anuales debido a la contaminación del agua. El noventa por ciento de los desastres naturales están relacionados con el agua, entre 2003 y 2013 los desastres naturales costaron $ 1.5 billones en daños, 1.1 millones de muertes y afectaron a 2 billones de personas.

(2) El agua es un riesgo de negocio.

Las empresas se enfrentan a riesgos físicos, reputacionales y regulatorios. Puede haber un suministro insuficiente de agua, demasiada agua o agua que no sea apta para su uso. Las políticas regulatorias pueden cambiar, ser ineficaces y/o estar mal implementadas. Las compañías pueden enfrentar riesgos de reputación debido a la percepción de la comunidad de que no están actuando de manera responsable. Esto puede traducirse en costos operativos más altos, interrupción de la cadena de suministro, restricciones en el crecimiento, oposición de la comunidad y/o de las partes interesadas junto con daños a la marca. El Informe de Riesgos Globales del WEF ha identificado la crisis del agua como uno de los cinco principales riesgos en los últimos cuatro años.

(3) El precio del agua no refleja el costo o valor real.

El agua es un producto subsidiado en todo el mundo, cuyo precio no refleja el costo de la energía internalizada ni su valor potencial en el mercado. El subsidio disfraza el valor real y la situación se complica aún más por la limitada inversión gubernamental en infraestructura de agua potable y aguas residuales. El Water Risk Monetizer es una herramienta de modelación financiera que considera a la escasez de agua como un factor por considerar en las decisiones que apoyan el crecimiento de la empresa y ayuda a asegurar la disponibilidad de agua dulce para las generaciones futuras.

(4) Las empresas deben comprender y mitigar el agua como un riesgo, asociado con las operaciones propias.

Muchas empresas han completado evaluaciones de riesgo que consideran el estrés hídrico y su relación con el porcentaje de su producción total y a nivel país. La herramienta Aqueduct del WRI se utiliza a menudo para este propósito. Los planes de mitigación deben desarrollarse sitio por sitio, con una acción más intensiva en los lugares de mayor riesgo. Las compañías líderes también están evaluando el riesgo en sus cadenas de suministro aguas arriba para asegurar la continuidad del suministro y reducir su huella hídrica.

(5) El Ecolab Smart Water Navigator permite a las empresas desarrollar planes de trabajo a nivel de las instalaciones que ayudarán a mitigar el riesgo del agua.

El Ecolab Smart Water Navigator es una hoja de ruta práctica para mejorar la gestión del agua en una era de recursos hídricos cada vez más escasos. Sobre la base de una evaluación directa de 13 preguntas, las empresas podrán ver exactamente cómo está funcionando cada una de sus instalaciones cuando se trata de la gestión del agua. También ofrece una guía adaptada a cada instalación individual, con una serie de pasos de acción específicos para mejorar sus prácticas de gestión del agua. Esta herramienta en línea es gratuita y está disponible públicamente en  www.smartwaternavigator.com. Puede ser utilizada por cualquier empresa.

(6) El tratamiento permite la reutilización del agua. Las empresas compartieron buenas prácticas que incluyen:

a. Tratamiento de aguas residuales propias para su reutilización en procesos productivos.

b. Tratamiento de aguas residuales municipales para su reutilización en procesos productivos.

c. Tratamiento de flujos de proceso de subproductos para su reutilización en procesos de producción, véanse los enlaces Nestle’s Caring for Water, Zero Waste Factory.

d. Tratamiento de aguas residuales a niveles de agua potable con retorno a la comunidad.

(7) La asociación comunitaria y la consulta garantizan la seguridad del agua para todos.

Al construir una nueva operación, es importante consultar y desarrollar una solución que ofrezca beneficios mutuos, tanto para la empresa como para la comunidad. La instalación de sistemas de recolección de agua de lluvia se citó como una solución que puede ofrecer beneficios a las comunidades indígenas.

(8) Los objetivos de agua contextuales consideran el impacto a nivel de la cuenca hidrológica.

Un objetivo de agua contextual establece un objetivo de tiempo específico que considera tanto el desempeño de la compañía como las condiciones de la cuenca hídrica.

(9) La acción colectiva es la clave para resolver problemas a nivel de cuenca hidrológica.

Para resolver problemas a nivel de la cuenca hidrológica, es esencial comprender los riesgos y las condiciones actuales y futuras. Una vez que se conocen los riesgos, la priorización, la alineación y la colaboración son esenciales para garantizar la seguridad hídrica. El Water Action Hub de UN CEO Water Mandate proporciona una plataforma para encontrar y participar en proyectos a nivel de cuenca.

(10) Los fondos de agua son un mecanismo importante que facilita la acción colectiva en América Latina.

Más específicamente, 24 Fondos de Agua en ocho países han beneficiado a 6 000 familias y han construido cerca de 202 343 ha de infraestructura verde. Los fondos de agua a menudo invierten en soluciones naturales rentables para proporcionar captación y tratamiento de agua. Los fondos de agua también están proporcionando a las empresas compensaciones por el agua utilizada.

(11) El beneficio real a nivel de la cuenca hidrológica debe guiar las decisiones de inversión.

Normalmente, las compañías se enfocan en la conservación del agua dentro de sus propias instalaciones, sin embargo, esto puede no tener impacto significativo en la cuenca donde se ubica la empresa. Por ello, las organizaciones deben considerar actividades a nivel de cuenca, en conjunto con otros interesados, para determinar si otros tipos de inversiones aumentan la seguridad de disponibilidad del agua para todos (ver ejemplos a continuación).

(12) La innovación y la tecnología reducirán el consumo de agua y aumentarán el rendimiento en el sector agrícola.

El sector agrícola en México consume más del 70% del agua disponible, ya que la mayoría de los pequeños agricultores utilizan el riego por inundación de los campos. El riego por goteo es una solución de alto impacto; por ejemplo, se puede cultivar un 60% más de arroz con 1/3 del agua. Además, el uso de cultivos con biotecnología tolerantes a la sequía puede reducir el consumo de agua y aumentar su rendimiento. El uso de estas tecnologías actualmente se ve impedido por la falta de capital y capacidad de los pequeños agricultores en México.

(13) Más del 40% del agua en México se pierde debido a fugas en los sistemas de distribución.

La instalación de sistemas de revestimiento de tuberías puede reducir dramáticamente las pérdidas y ayudar a restaurar los niveles de agua de los acuíferos y almacenamientos. El uso de esta solución se ve impedido por la falta de inversión en infraestructura, tanto a nivel nacional como local.

(14) Los bancos están analizando los riesgos sociales y ambientales de sus inversiones.

El Grupo de Trabajo sobre divulgaciones financieras relacionadas con el clima (TCFD por sus siglas en inglés, Task Force on Climate-Related Financial Disclosures) está involucrando a los bancos en el análisis de riesgos climáticos y de agua en su cartera. Esto se está convirtiendo en una tarea esencial dado que la exposición a la sequía está creciendo 10 veces y se espera que tenga un impacto en más del 80% del desempeño de las empresas de alimentos y agrícolas.

COMPARTE:
Construrama supera 2
Ecologística, una s