Empoderamiento de las mujeres en las empresas - Revista Ganar-Ganar
HomeRevista #109Empoderamiento de las mujeres en las empresas

Empoderamiento de las mujeres en las empresas

Si queremos crear economías más fuertes, lograr los Objetivos de Desarrollo Sostenible acordados internacionalmente y mejorar la calidad de vida de las mujeres, las familias y las comunidades, es fundamental empoderar a las mujeres y desarrollar condiciones para su plena participación en la política, la economía, la cultura, los negocios y en todas la áreas de desarrollo.

En México, ONU Mujeres y la Red del Pacto Mundial México presentamos la publicación Empresas y empoderamiento de las mujeres Principios para el Empoderamiento de las Mujeres en las Empresas. El objetivo es visibilizar el rol protagónico y las acciones que desarrollan las empresas y el sector privado para transformar las economías y concretar cambios estructurales en beneficio del empoderamiento de las mujeres y la igualdad de género. La finalidad es inspirar a la acción para que otras empresas capten, desarrollen, fortalezcan y potencien el talento femenino.

Bajo el lema Por un Planeta 50-50 en 2030: Demos el paso para la igualdad de género, ONU Mujeres promueve una gran alianza para involucrar a los gobiernos, la sociedad civil, el sector privado y convoca a mujeres y hombres de cada país, de cada ciudad, de cada empresa, de cada comunidad para lograr la plena participación de las mujeres en la política, la economía, la cultura, la ciencia, y en todas las áreas de la sociedad. El cambio está ocurriendo, pero requerimos que sea más rápido. Crear un mundo con mayor igualdad para las generaciones futuras es el reto más decisivo y urgente de este siglo.

 EL SECTOR PRIVADO: ALIADO PARA EL LOGRO DE LA IGUALDAD DE GÉNERO Y EL EMPODERAMIENTO DE LAS MUJERES

En septiembre de 2015, las y los líderes del mundo adoptaron la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, una agenda universal y transforma dora basada en los derechos, las personas y el planeta, a partir de una visión más amplia del desarrollo que incluye el crecimiento económico, la inclusión social y la protección del medio ambiente. La igualdad de género y los derechos humanos de las mujeres y las niñas quedaron reflejados de manera central en la Agenda 2030.

La Agenda 2030 reconoce la necesidad de afrontar los problemas del desarrollo a través de una acción conjunta entre los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado. Este nuevo planteamiento del desarrollo otorga un papel fundamental a las empresas, desde los micronegocios y las cooperativas, hasta las grandes multinacionales, y las compromete a contribuir directamente en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

En el marco del Evento Anual de los Principios para el Empoderamiento de las Mujeres 2015, Potencial ilimitado: Negocios aliados para la igualdad de género; líderes de empresas, gobiernos y sociedad civil hicieron un llamado a las empresas de todo el mundo para escalar sus compromisos y esfuerzos en torno a tres ejes: igualdad de género, prosperidad económica e implementación de los ODS. En México, la Red del Pacto Mundial estableció una serie de compromisos para implementar la Agenda 2030, en donde la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas son áreas prioritarias para avanzar en el cumplimiento de los ODS.

 

LA IGUALDAD DE GÉNERO ES UN BUEN NEGOCIO

Entre todos los retos y oportunidades que existen hoy en el mundo, un hecho es incuestionable: los países y las empresas que tienen mayor igualdad de género gozan de niveles más altos de crecimiento y de un mejor desempeño. Investigaciones recientes evidencian que la igualdad de género ayuda a las empresas a mejorar sus resultados y señalan que el interés personal y el interés común pueden ir de la mano. Los siguientes argumentos y datos sostienen este cambio de paradigma:

  • Las mujeres son agentes económicos clave que generan prosperidad, empleo, innovación y son un potente motor del desarrollo. Cuando el número de mujeres ocupadas aumenta, las economías crecen.
  • Existe una correlación positiva entre la actividad empresarial femenina y el crecimiento del PIB. • Las empresas con más mujeres en su junta de dirección son más rentables. Un estudio elaborado por Catalyst en 2011 observó que las empresas con más mujeres en la junta de dirección eran 16 % más rentables que las demás.
  • El aprovechamiento del talento femenino representa beneficios diversos para las empresas ya que estarían en sintonía con un mercado de consumo cada vez más orientado por las mujeres (representan el 64 % de las decisiones), aprovecharían la creatividad propia de la diversidad de género, mejorarían la gestión empresarial y, por ende, los resultados de las empresas.
  • Las empresas que promueven el ascenso de las mujeres a los cargos más altos suelen tomar decisiones con mayor rigor, con base en evidencia empírica, e invierten más en investigación, innovación y tecnología. Estudios han demostrado que las empresas con una mayor proporción de mujeres en puestos con poder de decisión reducen la proporción de transacciones financieras de alto riesgo.
  • Las empresas con una mayor presencia de mujeres tienden a desarrollar mejores esquemas de responsabilidad social corporativa y una mayor diversidad de trabajo filantrópico. Estas empresas mejoran su reputación e imagen de marca, fidelizan y acceden a nuevos clientes e inversionistas, retienen y captan un mayor talento profesional, e incrementan la productividad debido a la satisfacción de sus trabajadores y trabajadoras, clientes y socios.

Los argumentos son contundentes:

  • La igualdad de género es un buen negocio que beneficia a las empresas, la economía y la sociedad en su conjunto.
  • Invertir en mejores condiciones de trabajo para las mujeres y sus familias puede tener grandes retornos para las empresas.
  • Promover la igualdad de género, además de ser la opción justa, es la más inteligente.
COMPARTE:
Clarks afirma haber
Participación ciuda