Sélvame del tren

112
0
Compartir:


Por Gemma Santana

Directora de Voto x el Clima

Empresaria, inversionista y activista

#SelvameDelTren

Desde el momento en que se anunció el Megaproyecto del Tren Maya en el Sureste del País, varias comunidades mayas, grupos de científicos, expertos y activistas ambientales, manifestaron su preocupación, y presentaron una serie de posicionamientos para proteger los ecosistemas, los derechos humanos de las comunidades y garantizar que sea un proyecto que cumpla con la legalidad ambiental para la sostenibilidad de la región.

Hay grupos que están completamente en contra del Tren Maya, no han sido consultados, y les preocupa además del impacto ambiental, el impacto social y económico regresivo del megaproyecto.

Junto con esta preocupación, el pasado 22 de marzo de 2022, con motivo del Día Mundial del Agua, se lanzó la campaña de Sélvame del Tren, en donde un grupo de activistas, científicos, celebridades y comunidades mayas, se manifestaron en un video sobre lo que está provocando el Tren Maya en la península, y específicamente en el tramo 5 (Cancún -Tulum) que ha sido

cambiado varias veces, y que esta última ocasión, por petición de los hoteleros, no se continuó el trazo por la carretera, sino selva adentro; sobre uno de los sistemas de ríos subterráneos, cuevas y cenotes más largo del mundo.

La campaña es legítima, ya que las preocupaciones tienen sustento jurídico y científico, primeramente, porque la demanda de los ambientalistas ha sido que se respete la Ley General de Equilibrio Ecológico, misma que establece en su artículo 57, que, para cualquier autorización de obras públicas o privadas, se requiere de una Manifestación de Impacto Ambiental, que compruebe la viabilidad del proyecto. Asimismo, la demanda de esta campaña pide que se conozca el proyecto ejecutivo del tramo 5 del Tren Maya, y que además se cumpla con la consulta bajo el convenio 169 de la OIT (Organización Internacional del Trabajo).

Además de todo, el movimiento Sélvame del tren, ha tenido éxito porque diversas celebridades han alzado la voz por la causa, y han ayudado a que un problema local se haga nacional, y hasta internacional. La selva maya es patrimonio biocultural de la humanidad por ser la segunda

selva más importante de Latinoamérica, una de las reservas de agua más importantes de México. 

La convocatoria a las celebridades se dio de una forma sumamente orgánica, entre las mismas organizaciones ambientales de Quintana Roo y líderes nacionales en desarrollo sostenible, convocamos a amigos artistas que escucharon la problemática que está provocando el Tren Maya en este tramo, y compartieron esta preocupación con más colegas y activistas. En menos de dos semanas, ya se estaba trabajando en una campaña con una comunicación sencilla y contundente: “El tren maya está destruyendo la selva, nuestro patrimonio biocultural”, “se están talando miles de árboles y podrían ser millones”, “se están contaminando ríos y cenotes”, “les estamos quitando su casa a miles de especies nativas”, “no somos sus adversarios, y queremos la vida para todos nosotros”, “no necesitamos un tren que no tenga evaluaciones ambientales, que no cumpla la ley”, “sí necesitamos de las selvas, sí necesitamos de nuestros ríos…”.

A partir de esta campaña, que lo que busca es el diálogo y que se escuche a los expertos, participaron celebridades como Eugenio Derbez, Natalia Lafourcade, Rubén Albarrán, Arturo Islas, Omar Chaparro, Kate Del Castillo, Barbara Mori, entre otros, usaron su voz para ser un megáfono de la causa, de las y los activistas ambientales, la noticia local logró un impacto nacional e internacional; y por ello, el Presidente Andrés Manuel López Obrador no dejó de hablar en las mañaneras sobre esta campaña, calificándonos como “Pseudoambientalistas, pagados, que es pura politiquería… etcétera”.

Ante estas descalificaciones, nosotros nos mantuvimos en pedir el diálogo, y evidenciar bajo la ciencia y la legalidad, los impactos negativos de continuarse el Tren Maya en el tramo 5 Cancún – Tulum; algunas, muy preocupantes: Quintana Roo depende de ese acuífero para vivir, y el color del caribe empieza en las cuevas, cenotes y ríos subterráneos; ¿Vamos a acabar con el mayor atractivo turístico? Cancún puede volverse un Acapulco, o peor aún, entrar en una crisis mucho más severa de la que ya tiene con el sargazo.

El movimiento se ha logrado con la unión de voluntades de todas y todos los participantes, para una causa en común que ha sido la clave para mover corazones, ciencia, evidencia y voces a favor del planeta. Porque en plena crisis hídrica y climática mundial, y nacional hacer proyectos sin evaluaciones ambientales, sin respeto a la Ley General de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente es ponernos en riesgo. La verdadera Seguridad Nacional es garantizar acceso al agua segura, a suelos sanos para los alimentos, a la calidad del aire, a economías sostenibles que nos permitan tener una mejor relación con nuestro entorno, que nos da calidad de vida.

El presidente de México comentó, que si se para el Tren Maya en el tramo 5, se pierden más de 100 mil empleos. Nosotros los ambientalistas le decimos: si continúa como se está haciendo, se quedan millones de personas sin agua.

Es sencillo el propósito de esta campaña, de este movimiento nacional por la naturaleza, por la selva maya y su acuífero: cumplan la ley ambiental, que se haga la consulta, queremos conocer el proyecto ejecutivo del tramo 5, queremos que se escuche a los expertos y que el desarrollo de la región se base en la sostenibilidad.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario