Mayas y aluxes

143
0
Compartir:


Por Dr. Francisco Suárez Hernández

Por distintas circunstancias y experiencias, he tenido el honor y gusto por más de 35 años de conocer las riquezas naturales de la península de Yucatán. Cuando era adolescente acompañé a mi padre en viajes relacionados con la investigación en campo con el Centro de Investigaciones de Quintana Roo (CIQRO, 1979-1995); en los cuales tuve oportunidad de conocer lugares increíbles como la laguna de Bacalar, o “laguna de los siete colores”, entre muchos otros. En aquella época, eran zonas prácticamente vírgenes, regresé 30 años después con la guía de mi hermano y su familia, en una gira de cenotes por la región y fue una grata sorpresa descubrir tantos lugares mágicos.

Yucatán es un estado pionero en temas sostenibles para proteger el medio ambiente, son ejemplo nacional con la primera ley del país para combatir el cambio climático, reduciendo el uso de residuos sólidos, uso de transporte eléctrico, energía renovable y una capital que es Mérida con ejemplos de mejores prácticas de ciudades, desde la planeación de áreas verdes, hasta cómo crecer en armonía con el medio ambiente.

La zona del sureste de México, parte de Belice y Guatemala, también tiene una mística alrededor de El alux, del maya, es el nombre que le dan al similar de pequeños duendes o elfos. En lengua maya, el plural de alux es aluxo’ob, aunque en la mayor parte de México el plural se forma como en español “aluxes”. Se cree que los aluxes son pequeños, con apariencia de persona miniatura, su tamaño no es de más de 1 metro (como dice la leyenda), por lo general con vestimenta maya, que habitan en los cenotes y grutas ya que son guardianes de los bosques y la selva.

En la actualidad algunos mayas aún creen que los aluxes son convocados en cuanto un campesino construye en su propiedad una especie de altar en una pequeña casa conocida como kahtal alux o “la casa del alux”, por lo general en su granja o tierras. Durante siete años, los aluxes ayudarán a crecer cosechas fértiles, traer la lluvia y por la noche cuidar los campos. Al final de los siete años, el granjero debe cerrar las ventanas y las puertas de la casita, sellando al alux dentro. Si esto no es así, se puede perder el control sobre él y este empezará a comportarse de forma agresiva o con travesuras en contra de las personas.

Cada vez que viajas a la zona, incluida la maya, y a través de diferentes zonas de la carretera, es posible que puedas ver algunas pequeñas pirámides o casitas, esas estructuras, son el kahtal alux, que significa cuartos. Su estructura puede variar en tamaño y forma, algunos están diseñados como pirámides, otros como arcos, pero todos tienen el mismo propósito, “mantener a los aluxes contentos”. La antigua civilización maya los reconoció y los adoró, no como a los dioses, pero sí con ofrendas como comida y flores.

La cultura maya ha dejado por siglos asombrada a la humanidad, por sus logros arquitectónicos, pirámides majestuosas y fueron expertos en muchos temas astronómicos, matemáticos y de innovación. Los mayas también veneraron la Vía Láctea, conocida por ellos como el Árbol del Mundo, simbolizada por un gran árbol floreciente: la Ceiba, del cual procedía toda manifestación de vida.

A pesar de algo de controversia en el tema, se tienen estudios recientes, donde se confirman prácticas agrícolas sostenibles de los antiguos mayas, con altos rendimientos durante siglos, corroboraron expertos en ciencias climáticas y ecología en el estudio publicado por la revista estadounidense Remote Sensing. Los resultados descartan que fueron una civilización enfocada a cultivar sin orden, lo cual elimina que fue la razón de su caída.

Para comprobar estos reveladores hallazgos aplicaron de modo mixto drones y la tecnología “LiDAR” (Light Detection And Ranging), una tecnología de detección remota, con los cuales revelaron extensos sistemas de riego sofisticado y terrazas dentro y fuera de las ciudades de la región, pero sin grandes poblaciones en paralelo. Durante los años 350 y 900 d. C., algunos reinos mayas vivían con muchas comodidades para su época, con sistemas agrícolas sostenibles y sin inseguridad alimentaria, confirmaron en la investigación.

Los tesoros, historia y aprendizajes, nos ratifica la firme creencia de siglos de los mayas de que se debe cuidar el planeta, y confirma que está bajo nuestra misión cambiar su destino, así lo pensaban los mayas, quienes fueron pioneros en muchos temas donde nuestra generación debe aprender mucho de su respeto, cuidado y admiración por la naturaleza.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario