En opinión de Alonso Castellot - Revista Ganar-Ganar
HomeRevista #96En opinión de Alonso Castellot

En opinión de Alonso Castellot

Desaparición de barreras y distancias con una nueva gestión individual del tiempo

Primero que nada, respetable lectora o lector, quiero expresarle mis mejores deseos para este 2019 que inicia, esperando que sea uno de los mejores años de su vida.

Prosigo con el análisis sobre las principales tendencias en esta Cuarta Revolución Industrial, aquello que está caracterizando los tiempos dando nueva forma a las diferentes industrias con una nueva dinámica que involucra a las personas, el medio ambiente y la tecnología.

Ya en 2 artículos anteriores tocamos, primero, sobre el diseño de los modelos de negocios disruptivos a partir de la digitalización de las relaciones humanas y segundo, la gestión y automatización de procesos mecánicos por medio de inteligencia artificial y uso de robots.

La tercera de las grandes tendencias es la desaparición de barreras y distancias con una nueva gestión individual del tiempo, provocando una cantidad enorme de cambios en nuestras vidas.

Entre los fenómenos con mayor impacto en la sociedad están las nuevas formas digitales de comunicación (redes sociales, mensajería y voz o imagen con una IP), el diálogo digital nos regala una nueva democracia que paulatinamente disminuye distancias generadas por la desigualdad social.

Conectarnos al mundo desde la palma de nuestra mano, todos por igual, nos pone frente a una democratización de los recursos donde solo la falta de conectividad será lo que segregue las oportunidades para la mayoría, empezando por el conocimiento mismo pero extensible a todo recurso para el bienestar de las personas, ya sea capital para empezar un negocio, acceso al menú del restaurant más exclusivo o simplemente localizar un UBER en medio de la lluvia.

No es nuevo para nadie que en esta nueva dinámica, un consumidor cualquiera puede establecer comunicación directa con el presidente de una gran empresa multinacional o con un fabricante al otro lado del mundo y expresar su sentir, como también poder comunicarnos con el proveedor mucho más allá de lo que a la transacción se refiere, lo que hace posible cerrar el negocio directamente entre el consumidor final y el proveedor, incluso con la individualización del pedido proveniente de una línea de producción compleja.

Un buen ejemplo de esto es la posibilidad de pedir unos tenis Nike® personalizados, aun cuando se trata de una línea de producción que entrega cientos de pares por minuto. Vemos cómo gradualmente se disuelven las figuras de la intermediación que tradicionalmente han encarecido el funcionamiento de los mercados, alejando a clientes y proveedores en función de lo que al canal de distribución le es más rentable, surgiendo así una nueva ética con nuevas oportunidades y mayor transparencia entre cliente y proveedor.

Otro de los fenómenos que hace relevante esta tendencia, es la posibilidad de manejar de manera más eficiente nuestro tiempo, las aplicaciones móviles (Apps) que mayor éxito han logrado, tienen ese común denominador, otorgarle al usuario la decisión de hacer la transacción en muy poco tiempo y en el momento que le acomoda.

Tecnológicamente podemos enunciar en esta tendencia disrupciones tan importantes como la posibilidad de realizar una cirugía a kilómetros de distancia con una nueva equidad en el acceso a servicios de salud en zonas remotas y marginadas, tal como sucede en la Interfase con la red y los sistemas por medio de dispositivos móviles, por lo que ya no se requiere tener una gran computadora o infraestructura de telecomunicaciones para acceder a sistemas sofisticados para la gestión u operación de procesos en cualquier industria o área productiva.

Podemos concluir que la desaparición de barreras y distancias, con una nueva gestión individual del tiempo, no solo otorga equidad en un sinfín de áreas de oportunidad, es también una plataforma transparente que exige una nueva ética para subsistir, desaparecen las sombras y los recovecos, nada queda oculto bajo el sol frente a generaciones más exigentes, cuyo uso y costumbre es hurgar y enterarse de los detalles menos visibles. La velocidad en las innovaciones y su adopción ya no la podemos parar, el reto más grande para que esto nos lleve a todos a un mejor estar es garantizar la conectividad de todos por igual, privilegiando de manera subsidiaria la de aquellos que menos tienen.

COMPARTE:
Si tu propósito en
Tetra Pak reciclará