ANTE LA INSEGURIDAD ALIMENTARIA NADIE DEBE QUEDARSE ATRÁS

115
0
Compartir:


Por Anabel Díaz Cantón

La pobreza o inseguridad alimentaria es un determinante social de la salud. Durante la última década, se ha vuelto cada vez más relevante debido al aumento de la desigualdad y el impacto de la austeridad. Por otro lado, casi el 30 % de los alimentos producidos para el consumo humano se pierden o desperdician anualmente de acuerdo con la FAO.

Una de sus investigaciones realizadas en 2014 reveló que el desperdicio de alimentos representó cerca de $1 billón, $700 mil millones y $900 mil millones en costos económicos, ambientales y sociales, respectivamente, lo que implica una necesidad de incorporar prácticas de sostenibilidad en la Red de Cadena de Suministro.

Para mejorar la sostenibilidad de la cadena de suministro de alimentos, los bancos de alimentos desempeñan un papel fundamental al reducir el desperdicio, así como las barreras que existen para el acceso a la comida. Los bancos de alimentos son reconocidos como organizaciones de ayuda humanitaria que reciben y recolectan alimentos para su redistribución a las personas necesitadas. Las cadenas de suministro de los bancos de alimentos contienen diferentes sectores, desde proveedores hasta usuarios finales, como almacenes, donantes y personas necesitadas que pueden dificultar su gestión.

Los bancos de alimentos que brindan esta ayuda son la primera respuesta a la pobreza alimentaria sobre el terreno y, como tales, se trata de espacios de apoyo práctico y emocional donde se cruzan necesidades y formas de privación que surgen de la marginalidad avanzada y se abordan a nivel comunitario. Si bien los bancos de alimentos se concibieron originalmente como medidas de emergencia para proporcionar un apoyo alimentario a corto plazo, los retos que existen para solucionar la inseguridad alimentaria requieren de propuestas de tipo integral cuyo alcance abarque todas las necesidades de las comunidades atendidas.

En Alimento Para Todos ayudamos a las personas en dificultades financieras con alimentos. Esto a través de proyectos, experiencias compartidas y distribución de alimentos, creamos lugares de encuentro. Al dar acompañamiento a las comunidades brindamos a las personas la oportunidad de conocerse e intercambiar ideas: así es como creamos comprensión entre nosotros y damos forma a un futuro común.

Sin embargo, en vista de las crecientes dificultades financieras, somos conscientes de lo frágil que puede ser la cohesión social y la rapidez con la que pueden llegar problemas inesperados a las vidas de las personas.

En este sentido, nos comprometemos con procurar la dignidad humana convencidos de que nadie debe quedarse atrás.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario