Medio Ambiente

Transporte eléctrico para mitigar el cambio climático

0

El desarrollo sostenible de las ciudades es vital para el futuro del planeta y mejorar la sostenibilidad de la infraestructura de transporte puede garantizar la protección de la ecología, la economía y la calidad de vida de las ciudades del futuro, ya que, el transporte urbano causa mucha contaminación y atascos. Según previsiones de las Naciones Unidas, el porcentaje de personas que viven en ciudades pasará del 54% en 2014 al 66% en 2050.

Las emisiones de CO2 atmosféricas potenciales procedentes de la combustión de las reservas de combustibles fósiles existentes sobrepasarían este límite más de tres veces, por lo que el reto es enorme y hacen falta medidas urgentes de mitigación del cambio climático.

Actualmente, el transporte aporta casi un cuarto de las emisiones mundiales de CO2, para que el transporte público alcance cero emisiones de partículas, hace falta la electrificación total del sistema. Esta iniciativa contribuirá a la mitigación del cambio climático (suponiendo que la red eléctrica disponga de una parte importante de energía renovable en su mix).

El aumento de la urbanización y la población y el tráfico hacen que este movimiento combinado de neutralidad en relación con el carbono y limpieza del aire sea cada vez más urgente.

Una de las ciudades que ha apostado por el uso de nuevos sistemas de movilidad urbana, es Ginebra (Suiza) al electrificar totalmente su red de transporte público con la línea “TOSA”, ya en funcionamiento, totalmente eléctrica. Para recargar las baterías en puntos intermedios de la ruta se emplea la carga “ultrarrápida” o de oportunidad, de este modo se reduce el peso y espacio de las baterías. La recarga ultrarrápida se realiza de forma segura en sólo 15 o 20 segundos, en lo que el autobús se detiene para que suban y bajen los viajeros.

Con la tecnología TOSA, los autobuses diésel se pueden sustituir por vehículos eléctricos sin necesidad de tendidos aéreos. La tecnología ya es viable, como demuestra la ciudad de Ginebra. El incremento de la electrificación, en cualquiera de sus formas, es esencial para reducir las emisiones y lograr la neutralidad de carbono en todas las modalidades de transporte.

Tagged:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *