Huracán ‘Otis’ afectó a más de 70 especies de aves en Acapulco

152
0
Compartir:


Además de afectar la infraestructura hotelera, Otis destruyó el hogar de miles de aves que han dejado de cantar en el puerto.

Las gaviotas guanaguanare, antes omnipresentes con sus graznidos, se han silenciado tras el paso del huracán Otis en Acapulco. La visión común del águila pescadora sumergiéndose en el mar ha desaparecido. Igualmente, el canto característico de las chachalacas en la selva baja ya no resuena.

No todas las aves han desaparecido. El zanate mexicano, por ejemplo, aún se ve hurgando entre montones de basura. Y de vez en cuando, una garza blanca se posa en las playas dañadas de la Bahía de Santa Lucía.

La destrucción provocada por Otis no se limitó a la infraestructura hotelera y la vegetación; también se llevó la alegría de miles de aves, un sello distintivo del puerto. Vicente Rodríguez, de la Conabio, explica que muchas aves, especialmente las terrestres y las playeras, han sido gravemente afectadas.

Según Rodríguez, las aves más pequeñas son las más vulnerables, ya que su rango de movimiento es limitado. Por otro lado, las aves marinas, al ser más grandes, tienen mayor capacidad de desplazamiento, aunque el huracán también las ha perjudicado.

El ornitólogo resalta que el impacto de Otis no se limitó solo a las aves, sino que afectó a toda la fauna de la región. Basándose en las secuelas del huracán Patricia en 2015, estima que la recuperación de los ecosistemas de Acapulco podría tomar unos 5 años.

Datos de la plataforma aVerAves de la Conabio muestran una drástica disminución en la diversidad de aves. De 97 especies registradas en octubre, solo 20 se reportaron en noviembre. Las especies observadas incluyen la chachalaca pechigrís, el pelícano pardo, el zopilote negro, y el zanate mexicano, entre otros.

Rodríguez menciona que algunas aves podrían volver antes de que el ecosistema se recupere completamente, gracias a la temporada de migración actual. Sin embargo, también señala que el ecosistema alterado podría disuadir a algunas especies de quedarse en la bahía.

En resumen, aunque algunas aves han logrado sobrevivir y otras regresarán eventualmente, el impacto de Otis en la avifauna de Acapulco ha sido significativo y sus efectos se sentirán por algún tiempo.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario

Artículos Recomendados