Propósitos sustentables 2017

972
0
Compartir:


immobilier 2017
Por: Araceli Ruiz
Los propósitos para emprender un nuevo año con el fin de ser más eficientes y exitosos tanto en nuestra vida personal como laboral, siempre ocupan un tiempo para pensarlos y organizarlos. En la vida de las empresas esto se traduce en planeación y optimización de inversiones.
Pensar de manera global es la esencia de las sustentabilidad; las actividades que pueden impactar positivamente en el entorno donde se desarrolla nuestra actividad diaria provienen de lo que hacemos como individuos o como sociedades organizadas.
Antes de enlistar algunas acciones que pueden enriquecer nuestros propósitos sustentables 2017 tanto a nivel individual como empresarial, revisemos el concepto de la sustentabilidad.
La Declaración de Río 1992, que se dio a conocer durante la Conferencia Mundial de las Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo, en Brasil, sostiene que la Sustentabilidad significa “satisfacer las necesidades de la generación presente sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras”.
Lo interesante y sustancial de este concepto son los tres objetivos básicos que persigue la sustentabilidad y que siguen vigentes y evolucionado hoy en día:

  • Ecología. Son los ecosistemas en su estado natural físico, los cuales no deben ser degradados manteniendo sus características principales para preservar su supervivencia a largo plazo.
  • Economía. Debe promoverse una economía productiva auxiliada por el know-how de la infraestructura moderna, la que debe proporcionar los ingresos suficientes para garantizar la continuidad en el manejo sostenible de los recursos.
    •   Social. Los beneficios y costos deben distribuirse equitativamente entre los distintos grupos involucrados en el ecosistema.

Con estos conceptos en mente, aquí sugerimos tres buenos propósitos que pueden apoyar las acciones sustentables en las empresas; preferimos calidad y no ser ambiciosos para que puedan cumplirse y tener resultados tangibles y favorables que impacten a la empresa y la sociedad en su conjunto:

  1. Incrementar el presupuesto 2017 en acciones sustentables.

Para muchas empresas invertir en responsabilidad social no es prioridad al momento de asignar presupuestos, por ello, no resulta extraño que el 32 por ciento de las empresas grandes en México invierta menos de 200 mil pesos al año en responsabilidad social (*).
Sin embargo, invertir en responsabilidad social tiene muchas ventajas para las empresas:
Beneficios económicos

  • Impulsa el posicionamiento y diferenciación de la marca respecto de la competencia.
  • Permite la captación y fidelización de los clientes.
  • Anticipa futuras necesidades y la mejora de la adaptación al cambio.
  • Disminuye el riesgo de conflictos con los diferentes grupos de interés.
  • Favorece la adaptación a futuras regulaciones.
  • Fomenta una cultura empresarial propia con la consiguiente mejora de la productividad y eficiencia de los trabajadores.
  • Promueve la innovación y el impulso de la imagen de la organización.

Beneficios sociales

  • Mejora la flexibilidad interna de la organización, lo que supone una mejor adaptación a los cambios.
  • Fomenta la participación de las personas trabajadoras.
  • Ayuda a la creación y consolidación de empleo estable y de calidad.
  • Contribuye al desarrollo y capacitación profesional de los miembros de la organización.
  • Motiva y fideliza las personas que forman parte de la organización (atracción y retención de talento).
  • Mejora el clima laboral y por consiguiente, la productividad.
  • Fomenta la creación de talento colectivo y facilita la innovación al interior y exterior de la empresa

 
Beneficios ambientales

  • La empresa contribuye de manera sustancial al desarrollo sostenible, con la incorporación de medidas que preservan el entorno.
  • Se reducen significativamente los gastos de consumo energético.
  • Hay minimización de residuos y se mejora su gestión.
  • En términos de “empresa verde” mejora la imagen pública de la organización.

(*) “Panorama de la Responsabilidad Social en México”, Primer Estudio 2013, Responsable.

  1. Permear la Responsabilidad Social en la Cadena de Valor

En México, hasta hace cuatro años, de las empresas que ya tienen prácticas sustentables, sólo el 32 por ciento tenía la intención de permearlas a la cadena de valor a lo largo del año, así las cosas, las empresas grandes mostraban más planeación o intención de realizarlo que las pequeñas: 40 por ciento vs el 24 por ciento de las MiPyMEs (*).
Si la realidad actual no dista mucho de estos datos, es importante que las empresas incluyan en sus propósitos sustentables de este año trabajar acciones específicas con su cadena de valor, conociendo los beneficios que puede traer a la organización y a sus grupos de interés:
Beneficios económicos

  • Promueve la sustentabilidad mucho más allá de las operaciones propias de la empresa, creando una relación de ganar-ganar.
  • Crea un círculo virtuoso, estableciendo relaciones colaborativas con proveedores, clientes y consumidores, desarrollando abastecimiento responsable, apoyos en asesoría y capacitación, desarrollo de proveedores, seguridad y calidad en materia prima, desarrollo del cliente, y la satisfacción del consumidor, entre otros .
  • Fomenta una cultura empresarial propia que permea en toda la cadena de valor.
  • Gracias a las relaciones de valor se identifica nuevos mercados y nuevas líneas de negocio, dada la participación activa con la comunidad.

Beneficios sociales

  • Mejora de las relaciones con la comunidad y demás grupos de interés.
  • Mejora la relación con agentes fundamentales como los sindicatos o poderes públicos.

Beneficios ambientales

  • Mejora la imagen pública de la empresa ante los stakeholders, inversionistas y comunidad en general.
  • Permite incorporar criterios ambientales en las decisiones de compra del colectivo consumidor.
  • Se fomentan las mejores prácticas entre los integrantes de la cadena de valor, mediante la utilización responsable de los recursos, adquisición de equipos más eficientes, entre otros.
  • Se mantiene un papel activo en toda la cadena de valor por el beneficio del medio ambiente que permea hasta el consumidor final.

 

  1. Comunicar las acciones de sustentabilidad de la empresa

Comunicar de manera continua y eficiente las acciones sustentables tanto al interior de la organización como hacia los stakeholders, conduce a la excelencia y transmite un mensaje muy positivo de que la empresa está dando pasos seguros hacia el camino de la sustentabilidad.
(*) “Panorama de la Responsabilidad Social en México”, Primer Estudio 2013, Responsable.
¿Y qué hay con las acciones a nivel individual?
Son muchas las acciones con las que podemos satisfacer nuestras necesidades actuales como individuos, sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras.
Quédate con este TOP 10, si lo haces a lo largo del año sin fallar, ten por seguro que estarás cumpliendo con el planeta y las generaciones que vienen:

  1. Desconecta los aparatos eléctricos cuando no los utilices. Desconectarlos representa un ahorro de energía eléctrica considerable que puede ser aprovechada en otras acciones.
  1. Ahorra agua. No pases más de 5 minutos en la ducha. Tan sólo en la ciudad de México, el gasto diario de agua por persona suma alrededor de 300 litros al día. Por cada minuto que se pasa bajo la regadera se consumen 10 litros de agua; para cepillarse los dientes se gastan 250 ml del líquido; y cada minuto que se deja abierta la llave del lavabo se desperdician 5 litros.
  1. Recicla el agua. Hay muchas formas de hacerlo: reutiliza el agua que resulte de la última carga de la lavadora para limpiar la casa o el sanitario; riega las plantas o lava el coche con el agua que se desperdicia de la regadera mientras esperas la caliente. El objetivo es no desperdiciar este preciado líquido.
  1. A la hora de cocinar o calentar agua tapa el recipiente. Esta sencilla acción, además de reducir el tiempo de preparación de los alimentos o de lo que se caliente, significa un ahorro en el consumo de gas, lo que representa menor combustión en el ambiente.
  1. Cambia las lámparas por focos ahorradores. Los focos convencionales consumen mayor cantidad de electricidad, la cual emite grandes cantidades de gases invernadero; utilizar focos ahorradores representa un consumo menor de energía, además de que la luz es mayor y facilita las actividades en el hogar.
  1. Utiliza el transporte público. Usar lo menos posible el automóvil contribuye a una menor contaminación de dióxido de nitrógeno y partículas finas en el medio ambiente; puedes organizarte con amigos y compañeros de trabajo para que utilicen un solo vehículo.
  1. Fomenta el uso de la bicicleta. Con la bici no se emite dióxido de nitrógeno y el beneficio es directo a nuestra salud.
  1. Separa la basura. Es básico en el hogar dividir la basura en orgánica e inorgánica; esta acción facilita la fabricación de abonos orgánicos como la composta.
  1. Recicla y recicla. Es importante formar el hábito de reciclar los productos que consumimos: alarga la vida de botellas de vidrio o plástico que pueden convertirse en un florero o una maceta; reutiliza la madera para fabricar muebles sencillos como entrepaños o estantes para libros o especieros. Separa el cartón, el plástico y el aluminio, y llévalos a los centros de reciclaje.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario