Normalización de la violencia, nociva para los mexicanos

922
0
Compartir:
Normalización de la violencia, nociva para los mexicanos

Como sociedad debemos generar entornos seguros para nuestros adolescentes para su transición hacía la vida adulta: Fundación Reintegra

La violencia y el delito amenazan la vida de las personas al poner en riesgo su seguridad pero no sólo eso, sino que también son un impulsor de la corrupción y de actos ilícitos, lo cual trae consecuencias importantes al desarrollo humano, al bienestar social y económico de México.

El género, la edad, el nivel económico o social no definen si una persona cometerá un delito o no. Nuestros factores biológicos no son marcadores de los actos delictivos, sin embargo, las realidades sociales si pueden ser determinantes, hay que tomarlas en cuenta, sobre todo cuando estamos hablando de personas que tienen falta de oportunidades.

La búsqueda de soluciones eficaces a la normalización de la violencia requiere de la participación del gobierno, la comunidad, el sistema escolar y la familia; este núcleo es indispensable en la prevención del delito; se ha detectado que los esfuerzos para disminuir el aumento de actos ilícitos no requiere de fórmulas, sino más bien de la formación que se brinda a las personas desde la infancia.

“Cada vez que le damos la espalda a uno de estos jóvenes, lo perdemos como mexicano, de nosotros depende en dónde se van a reintegrar, es decir, en un entorno de normalización de la violencia o en un entorno en el que pueda desarrollar de manera positiva sus habilidades. Nos enorgullece decir que hemos logrado una tasa sostenida de éxito del 97% y pese a ello hay gente que se niega a creer que el cambio es posible, sin embargo, nosotros sabemos que sí lo es 35 años nos respaldan” dijo Rafael López Director de Operaciones de Fundación Reintegra.

Por eso, todos debemos generar entornos seguros para nuestros adolescentes, atender su salud emocional y reducir los factores de riesgo que atenten contra su transición positiva hacía la vida adulta y aunque las conductas de riesgo son permanentes e imborrables, si todos sumamos esfuerzos, nos convertimos en agentes de paz para nuestros niños y adolescentes.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario