Resiliencia organizacional encuentra método para ganar-ganar, no ganar-perder - Revista Ganar-Ganar
HomeRevista #109Resiliencia organizacional encuentra método para ganar-ganar, no ganar-perder

Resiliencia organizacional encuentra método para ganar-ganar, no ganar-perder

Debemos aceptar que varias cosas han cambiado para siempre y no habrá regreso; de hecho la pregunta que considero más importante para hacernos en este momento es:

¿Puede mi organización sobrevivir esta crisis y volver a comenzar?

El día a día de cualquier empresa, compañía u organización viene determinado por imprevistos y contratiempos a los que, de una forma u otra sin importar el rango que tengamos, debemos hacer frente. El día de hoy le ponemos el nombre de COVID-19, pero si reflexionas un poco también le podemos llamar cambio climático, crisis económica o cambios políticos. Siendo así que en este contexto de adversidades aparece el concepto de resiliencia.

La resiliencia se conoce como la capacidad de sobreponerse a momentos críticos y adaptarse luego de experimentar alguna situación inusual e inesperada, pero siempre buscando el cumplir los objetivos que queremos alcanzar para no solo sobrevivir, sino para prosperar.

De acuerdo con Dean Robb, autor de Construyendo Organizaciones Resilientes1 , las organizaciones resilientes se caracterizan por la capacidad de crear y disolver estructuras, proporcionar seguridad en medio del cambio, gestionar las consecuencias emocionales del mismo y aprender, desarrollarse y crecer ante las dificultades.

En el ámbito empresarial es muy importante que los empleados desarrollen la resiliencia, previamente la compañía ha de poseer esta característica y aunque no todas las personas la poseen de forma intrínseca, la resiliencia es una habilidad que se puede aprender y adoptar con el tiempo.

 

EN ESTE SENTIDO, ES IMPORTANTE CONOCER LOS CINCO ELEMENTOS QUE AYUDAN A IMPULSAR ESTA APTITUD:

 

CAPACIDAD DE IMPROVISACIÓN

La resiliencia profesional te permite ser flexible y actuar fuera de lo planeado. Así, saber improvisar es de las características que no puede faltar en una persona resiliente. Un gran ejemplo de esto es el Home Office que llegó para romper el paradigma de que mientras más tiempo pases en la oficina, más productivo eres.

 

RESISTENCIA ANTE LA PRESIÓN

Como ya lo mencionamos, las empresas u organizaciones siempre se verán presionados por contratiempos, es por eso por lo que debemos definir quiénes serán las personas dentro de la empresa que absorberán la presión y lo trabajarán de una manera natural, evitando los sentimientos negativos dentro de los equipos de trabajo.

 

ACTITUD RESOLUTIVA

Cambia la creencia de que las diferencias dividen e implementa procesos en los que aproveches este factor, desarrollando las destrezas necesarias de tu equipo, aprendiendo a manejar los desacuerdos evitando los temas prohibidos y aprendiendo a abordar los temas difíciles.

 

PREVISIÓN

Diseña procesos de concertación para no perder tiempo intentando resolver conflictos. Aprende a escuchar a tu equipo siempre fomentando la creatividad de tu mismo equipo y aprovecha los esquemas de trabajo ya conocidos como un esquema de Gantt.

 

GARANTÍA DE BUEN AMBIENTE LABORAL

El profesional resiliente debe compensar todo el estrés fomentando el buen ambiente laboral. Algo que ayuda en este sentido es la autocrítica y el sentido del humor. Recuerda que si hay algo que realmente provoca un cambio en las personas es que realmente se sientan valoradas y motivadas, sin embargo, es importante marcar límites en función de cada empresa.

En resumen, la resiliencia es una aptitud positiva que aplicada al mundo empresarial puede ayudar a la búsqueda y obtención de los objetivos de cualquier directivo, tan sencillo como cambiando tu forma de pensar, innovando y no usando ideas viejas y construyendo hábitos nuevos.

 

COMPARTE:
Participación ciuda
Takeda logra la neut