¿Qué es la Responsabilidad Social Empresarial?

19
0
Compartir:


La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un tipo de autorregulación empresarial en la que una compañía supervisa sus propios procedimientos operativos para garantizar que cumple con las normas éticas. Los programas de RSE pueden abarcar una amplia gama de actividades, desde la protección del medio ambiente y las iniciativas de sostenibilidad hasta las donaciones benéficas y el voluntariado de los empleados.

Antiguamente, se manejaba el término Responsabilidad Social Corporativa (RSC), por ser la traducción literal de Corporate Social Responsability (CSR), el concepto tradicionalmente usado en el mundo; sin embargo, en la actualidad, en habla hispana muchos entes prefieren usar “RSE”.

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) es un enfoque empresarial que va más allá de la obtención de beneficios. Implica considerar el impacto de las acciones de una empresa en la sociedad, el medio ambiente y sus propios empleados, y asumir la responsabilidad de cualquier resultado negativo.

En los últimos años, la RSE se ha convertido en una parte importante de las operaciones de muchas empresas. Un número creciente de consumidores está interesado en apoyar a las empresas que son social y ambientalmente responsables, y están dispuestos a pagar más por los productos y servicios de esas empresas.

Hay muchas formas diferentes de incorporar la RSE a una empresa. Algunos ejemplos comunes son la reducción del impacto medioambiental, el apoyo a las comunidades locales, el aumento de la satisfacción de los empleados y la mejora de la diversidad y la inclusión.

Los beneficios de la RSE van más allá de hacer que una empresa sea más sostenible o ética. Una buena RSE también puede mejorar la reputación de una empresa, atraer y retener a clientes y empleados e impulsar los resultados financieros.

La historia de la Responsabilidad Social Empresarial

El término “Responsabilidad Social Empresarial” (RSE) se utilizó por primera vez a principios de la década de 1960, pero el concepto no se generalizó hasta la década de 1990. La RSE es el compromiso de una empresa de operar de forma ética y sostenible. Esto incluye minimizar su impacto negativo en el medio ambiente y la sociedad, y maximizar su impacto positivo.

Las raíces de la RSE se remontan a la Revolución Industrial. En este periodo se produjo un aumento espectacular de las fábricas y de la industrialización, lo que provocó la contaminación del medio ambiente y las malas condiciones de trabajo de los empleados. Como respuesta, algunas empresas empezaron a adoptar políticas que resolvieran estos problemas. Por ejemplo, en 1884, el fabricante británico de jabón Lever Brothers (ahora Unilever) creó un comité para mejorar las condiciones de las fábricas y reducir la contaminación.

A principios del siglo XX, más empresas siguieron su ejemplo a medida que crecía la presión pública por la reforma. En 1911, el fabricante de acero estadounidense Carnegie Steel creó un departamento para mejorar la seguridad y el bienestar de los trabajadores; y en 1916, el minorista estadounidense Sears Roebuck & Co. creó una fundación benéfica que apoyaba diversas causas, como la educación y la vivienda.

No fue hasta la década de 1960 cuando la RSE empezó a ganar terreno…

Los diferentes tipos de RSE

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) tiene un significado diferente para cada una de ellas. Para algunas, se trata de retribuir a la comunidad. Para otras, se trata de ser respetuosas con el medio ambiente. Y para otras, se trata de crear un lugar de trabajo diverso e inclusivo.

Pero lo que todas las empresas que practican la RSE tienen en común es que intentan tener un impacto positivo en la sociedad. He aquí algunos de los diferentes tipos de RSE:

1. Compromiso con la comunidad

Algunas empresas centran sus esfuerzos de RSE en el compromiso con la comunidad local. Esto puede adoptar muchas formas, como el voluntariado, la donación de dinero o bienes, o la formación basada en habilidades. El objetivo es ayudar a hacer de la comunidad un lugar mejor y construir relaciones positivas con las personas que viven allí.

2. Prácticas ambientalmente responsables

Muchas empresas buscan ahora formas de ser más respetuosas con el medio ambiente en sus operaciones. Esto puede implicar la reducción del consumo de energía, la producción de residuos o el uso de agua. También podría significar el uso de materiales sostenibles o la inversión en fuentes de energía renovables. El objetivo es minimizar el impacto de la empresa en el medio ambiente y ayudar a proteger nuestro planeta para las generaciones futuras.

3. Diversidad e inclusión

Se refiere a la inclusión de personas de todos los grupos étnicos, orientaciones sexuales, identidades de género, nacionalidades, culturas, religiones, etc, en diferentes proyectos, como cargos de trabajo, puestos directivos, políticos y participaciones en el cine y la televisión.

¿Cuáles son los beneficios de la RSE?

La responsabilidad social de las empresas (RSE) tiene muchos beneficios. Por definición, la RSE es el compromiso voluntario de una empresa de operar de forma económica, social y ambientalmente responsable. Esto significa que las empresas tienen en cuenta el bienestar de la sociedad y del planeta a la hora de tomar decisiones, en lugar de los motivos puramente lucrativos.

Una de las principales ventajas de la RSE es que puede ayudar a las empresas a construir una reputación positiva y mejorar el conocimiento de la marca. Las buenas prácticas de RSE demuestran que las empresas se preocupan por algo más que por ganar dinero: están interesadas en marcar la diferencia. Esto puede hacer que los consumidores sean más propensos a comprar o apoyar a esas empresas. Además, los empleados suelen sentirse orgullosos de trabajar para una empresa con fuertes valores de RSE, lo que puede mejorar la moral y la motivación.

La RSE también puede ayudar a las empresas a ahorrar dinero a largo plazo. Por ejemplo, las iniciativas de sostenibilidad, como la eficiencia energética, pueden ayudar a reducir los costes operativos. Además, invertir en la salud y el bienestar de los empleados puede reducir el absentismo y mejorar la productividad.

Lo más importante es que la RSE es lo correcto. Ayuda a crear un mundo más sostenible para las generaciones futuras y envía un poderoso mensaje de que las empresas están dispuestas a formar parte de la solución a los desafíos globales.

¿Cómo se puede aplicar la RSE?

Cuando se trata de implantar la RSE en una empresa, hay algunas formas clave de hacerlo. La parte más importante es asegurarse de que todos los empleados estén de acuerdo con la iniciativa y que todos entiendan cómo sus acciones individuales pueden repercutir en los objetivos de RSE de la empresa. A partir de ahí, las empresas pueden empezar a aplicar algunas de las siguientes prácticas:

-Fomentar los desplazamientos sostenibles entre los empleados (por ejemplo, compartir el coche, ir en bicicleta o utilizar el transporte público).

-Asociarse con organizaciones locales para apoyar causas medioambientales o sociales.

-Minimizar los residuos y fomentar el reciclaje tanto en la oficina como en los eventos de la empresa.

-Promover la eficiencia energética en el lugar de trabajo.

-Apoyar los esfuerzos de voluntariado de los empleados en la comunidad

Cada empresa es diferente y, por tanto, tendrá objetivos e iniciativas de RSE únicos. Lo importante es que la RSE se incorpore a la cultura empresarial y que todo el mundo sea consciente de cómo sus acciones diarias pueden marcar la diferencia.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario