Empatía, sensibilidad y talento a favor de la Responsabilidad Social - Revista Ganar-Ganar
Home#91Empatía, sensibilidad y talento a favor de la Responsabilidad Social

Empatía, sensibilidad y talento a favor de la Responsabilidad Social

mujeres ganar ganar

En el XV aniversario de la revista Ganar-Ganar, así como el Día Internacional de la Mujer, celebramos con nuestros lectores compartiendo valiosos testimonios de algunas de las mujeres que han protagonizado el desarrollo de la responsabilidad social en México en los últimos años. Así como ellas, muchas otras mujeres empresarias y directivas han puesto su vocación, profesión y talento al servicio de los negocios responsables y la creación de valor compartido, la lista sería interminable por lo que aquí les compartimos una pequeña, pero muy meritoria muestra, de algunas de las mujeres que día con día dan vida a la responsabilidad social.

Los momentos más grandes de mi carrera han sido conocer a personas con la misma visión, formar equipos y trabajar de la mano con ellos.

Martha Smith Consejera Editorial de Ganar-Ganar

Los principales logros y satisfacciones en mi carrera profesional han sido varios. El primero fue descubrir que mi verdadera misión en la vida es la de trabajar en el sector social. Ese descubrimiento me llevó a grandes satisfacciones con personas que tal vez requerían de un apoyo para descubrir su potencial humano. He conocido a muchas personas verdaderamente extraordinarias en este camino, quienes han aportado mucho a mi propio crecimiento y desarrollo como ser humano.

Otra satisfacción ha sido el descubrimiento de mi naturaleza como emprendedora social. Y ya me conozco muy bien en ese sentido… me encanta trabajar para levantar nuevos programas, proyectos y organizaciones, ya sea para mercados no bien atendidos o para necesidades específicas. Pero nunca, nunca, lo hago sola.

Los momentos más grandes de mi carrera han sido conocer a personas con la misma visión, formar equipos y trabajar de la mano con ellos. Tal vez para mí no hay cosa más increíble en lo profesional que esos trabajos en equipo. Entre mis recuerdos están: Reciclable por Naturaleza, Fundación del Empresariado en México, A.C., la U.S. Mexico Foundation (constituida en los Estados Unidos), Separación obligatoria de residuos sólidos en el Municipio de Valle de Bravo, y muchos más.

Los principales retos para mí con las organizaciones que de alguna manera les di vida institucional, han sido las transiciones de la Dirección en el momento que decido pasar a un puesto más estratégico al Consejo Directivo.

No me he visto muy capaz de comunicar al Consejo Directivo los perfiles requeridos para esos puestos de dirección y hemos sufrido, por consecuencia, algunos tropiezos. De alguna manera es lo contrario del fenómeno del conocido “Síndrome del Fundador” dado que he querido dejar las organizaciones en manos de profesionales y pasar la batuta en forma profesional, pero no me dio resultados positivos en alguna ocasión. Eso ciertamente ha cobrado un precio en las organizaciones.

Mi visión sobre la economía y el desarrollo de México a partir de la gestión socialmente responsable y sustentable es la siguiente: Pienso que los modelos híbridos de Organizaciones no lucrativas con empresas sustentables nos dan modelos que tienen el potencial de ser escalables con gran impacto social y ambiental.

Por otra parte, defiendo la filantropía pues considero que el desarrollo de México continuará dependiendo de modelos filantrópicos para muchos organismos. La filantropía nos permite ser creativos, flexibles y tomar riesgos que difícilmente en otros sectores podemos hacer.

También nos permite regresar algo de lo mucho que hemos recibido en esta vida.

Ahora dedico por lo menos el 50% de mi tiempo profesional a estos modelos, entre empresas sociales fortalecidas por Fundemex a emprendedores sociales que necesitan afinar sus modelos a través de incubación y aceleración. Esto último lo hago como Consejera y Mentora del Instituto Irrazonable.

Nos quedan muchos retos en cuanto a mecanismos financieros y fondos de inversión para estos modelos, así como políticas públicas para mejorar el ecosistema en el cual funcionan estos esquemas híbridos. Ejemplo, el Capitalismo creativo en las palabras de Bill Gates.

La Inclusión Consciente es “garantizar que todas las personas se sientan invitadas y que su potencial humano sea valorado”.

Mónica Flores Presidente de ManpowerGroup para Latinoamérica

Uno de mis principales logros y satisfacciones en mi carrera profesional es ser presidenta para Latinoamérica de ManpowerGroup, responsable de la operación de 18 países, con más de 3,500 empleados staff y más de 120,000 empleados temporales a mi cargo.

Bajo mi liderazgo, ManpowerGroup se ha convertido en la empresa más grande de Latinoamérica según Staffing Industry y líder de RPO según el ranking de Everest Group PEAK Matrix. Asimismo, ManpowerGroup ha obtenido diversos reconocimientos por su responsabilidad social e inclusión, como: Modelo de Equidad de Género, Institucionalidad y Transparencia, Distintivo Empresa Incluyente Gilberto Rincón Gallardo, Empresa Familiarmente Responsable, Empresa Socialmente Responsable, Las empresas más innovadoras, Súper Empresas, entre otros.

Como Presidenta de Fundación ManpowerGroup, a través de diferentes programas, hemos beneficiado a más de 65,000 personas con rezago educativo, adultos mayores, personas con discapacidad, víctimas de trata de personas, refugiados y migrantes, entre otros.

También los reconocimientos que he recibido me llenan de satisfacción ya que he sido distinguida por diversas revistas como una de las mujeres más poderosas de los negocios en México y LATAM.

En 2017 fui nombrada Presidente de American Chamber of Commerce of Mexico. En 2016, recibí el premio “Flama, Vida y Mujer” en el Ámbito Empresarial, otorgado por la Universidad Autónoma de Nuevo León, así como el reconocimiento “Mujer destacada del año de México y Latinoamérica en los Negocios” por el Instituto Mexicano de Contadores Públicos. Distinguida como uno de los 10 principales promotores globales de la diversidad por Global Diversity y una de las 5 mujeres más destacadas en la Responsabilidad Social Empresarial. Fui distinguida por el Senado de la República Mexicana como “Mujer Destacada del Año 2011”.

En el 2016 tuve la oportunidad de correr con la antorcha olímpica en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro.

Los pequeños detalles también son muy importantes para mí. Es muy gratificante recibir cartas y correos de gente que ha trabajado conmigo me da gusto saber que tuve un impacto positivo en ellos; también ver cómo les cambia la vida a aquellos que beneficia Fundación ManpowerGroup.

Mi visión de la economía y el desarrollo de México a partir de la gestión socialmente responsable y sustentable comprende a la inclusión y diversidad como un tema de negocios. Al hablar de diversidad me refiero a diversidad de talento y por tanto de pensamiento. Esto genera innovación, competitividad y conocimiento.

La Inclusión Consciente es “garantizar que todas las personas se sientan invitadas y que su potencial humano sea valorado”. Lamentablemente, estamos estancados en pláticas y discusiones circulares.

Necesitamos realizar acciones concretas para lograr resultados reales.

La única forma de hacer negocios de manera exitosa de cara al futuro es mediante la responsabilidad social y la sustentabilidad. Es la manera en que nuestro país podrá combatir los grandes retos a los que nos enfrentamos como Estado de Derecho y seguridad, dar certeza jurídica a la inversión privada, promover el desarrollo de talento, generar empleos formales bien remunerados y articular una sociedad más incluyente.

En todo el mundo y en todos los niveles socioculturales y económicos, hay grupos vulnerables tales como personas con discapacidad y adultos mayores con deseos de ser productivos y autosuficientes. Hoy, las empresas pueden empezar a generar oportunidades de trabajo para estas personas. El primer paso es darse cuenta de la situación y el segundo es tener la voluntad para hacerlo. No existe nada más gratificante que saber que puedes ayudar a una persona a obtener su sustento y el de su familia.

Todos tenemos derecho a cumplir nuestros sueños profesionales mediante acceso a un trabajo digno, a la educación y capacitación para ser mejores personas, mejores ciudadanos y construir el México que todos queremos. Vamos por el camino correcto y hemos avanzado bastante, pero todavía falta mucho por hacer.

Lorena Guillé Directora de Responsabilidad Social Corporativa y Directora Ejecutiva de Fundación Cinépolis

Uno de mis mayores retos sociales fue diseñar un modelo colaborativo multisectorial que nos permitiera crecer el número de beneficiarios de nuestro programa social “Del Amor nace la Vista”, hemos contribuido a devolverle la vista a más de 41 mil personas con catarata.

Lorena Guillé

Me alegra haber incursionado profesionalmente en el mundo de la Responsabilidad Social Corporativa en 2002, cuando el tema recién emergía en México.

Es un privilegio trabajar impulsando la práctica de la responsabilidad y del cuidado en el sector empresarial, traduciéndolo en acciones concretas a través del rol que desempeño en Cinépolis.

Me enorgullezco de ser parte del equipo Cinépolis. De estar cerca del liderazgo social y empresarial de Alejandro Ramírez, nuestro CEO. De liderar la estrategia de responsabilidad social y de Fundación Cinépolis desde sus inicios hace 12 años. De contribuir junto a mi gran equipo de trabajo a la transformación social de México. Con ellos, cientos de oftalmólogos altruistas y clientes y aliados donantes, hemos contribuido a devolverle la vista a más de 41 mil personas con catarata a través del programa social “Del Amor nace la Vista” (2006 a la fecha). También me siento orgullosa de diseñar la experiencia de llevar el cine a las comunidades más vulnerables de nuestro país con el programa “Ruta Cinépolis” el cual, gracias a un equipo distinguido, hemos llevado a la auto-sustentabilidad. Desde el 2009 más de 400 mil personas han sido testigos de las cerca de mil funciones de cine gratuitas y al aire libre que hemos realizado en México y Haití.

Asimismo, buscando constantemente cómo utilizar el cine como herramienta generadora de conciencia social colectiva, fundé en 2008 el DHFest, primer Festival Internacional de Cine de Derechos Humanos en México, que contó con siete ediciones y que evolucionó en 2016 para convertirse en el primer Festival de Cine Consciente de Latinoamérica MIRA Film Fest.

Uno de los mayores retos profesionales a los que me he enfrentado es inspirar una visión de responsabilidad social compartida dentro de Cinépolis, para lo cual invitamos, acompañamos y guiamos en la toma de decisiones responsables a toda la organización, conscientes del impacto de nuestras decisiones en la prosperidad de nuestro negocio y el de las generaciones presentes y futuras.

Y uno de mis mayores retos sociales fue diseñar un modelo colaborativo multisectorial que nos permitiera crecer el número de beneficiarios de nuestro programa social “Del Amor nace la Vista” para realizar cirugías de manera más efectiva y eficiente a las miles de personas que padecen ceguera por catarata que sueñan con volver a ver y, que por la pobreza en la que viven, la falta de acceso a los servicios públicos de salud, la diabetes y la falta de conocimiento de que la ceguera por catarata es reversible, pasan años en la oscuridad, afectando de esta manera no sólo su calidad de vida, sino la de sus cuidadores -por cada persona con ceguera, dos más dejan de ser productivas-, y generando un impacto notable en la agenda social y económica del país.

La visión de la economía y el desarrollo de México a partir de la gestión socialmente responsable y sustentable se remonta a un sueño: que todas las empresas que operan en México dispongan de su capacidad instalada y activos para generar valor en la sociedad, comenzando en la vida dentro de su compañía y hacia afuera, y que se haga un compromiso real de guiar a todos los miembros de la organización a tomar decisiones responsables -hacia la calidad de vida de nuestra gente, la ética empresarial, el planeta y las comunidades donde operan- en su actuar diario, conscientes del impacto de estas decisiones en la prosperidad de sus negocios y el de las generaciones p resentes y futuras.

No puedo concebir una vida sin servicio. Y me es imposible imaginar que la existencia humana consista en ocupar un espacio de este maravilloso mundo sin entregar algo de sí mismo que contribuya a transformarlo en un mejor sitio para todos.

Loreto García Muriel Consejera Editorial de Ganar-Ganar

Nací mujer en un mundo de hombres. Fui una niña deseada y esperada con ilusión, por mis padres y mis tres hermanos. Reconozco que esto es un privilegio que no todos viven. Me rodearon de cariño y fascinación. Como se imaginarán, mi existencia también venía envuelta con muchas expectativas.

Muy pronto mi sensibilidad, me hizo dar cuenta de que la vida no es justa. Mientras unos teníamos salud y podíamos correr o brincar, mi hermano y otros niños se rehabilitaban en mi casa a causa de una fuerte epidemia de poliomielitis. Algunos teníamos el privilegio de ir al colegio y salir de vacaciones, al mismo tiempo que otros vivían en la calle y su gran lujo era comer los bombones que compartíamos a la vez que inventábamos juntos divertidos juegos.

Mi mente siempre estaba inquieta, me gustaba agradar a mis papás y mis maestros, pero siempre me ha costado mucho trabajo obedecer. Soy capaz de gozar los momentos intensamente, sin embargo, mi actitud de búsqueda continua me obliga a innovar. No me permito insistir en alcanzar, año con año, los mismos logros profesionales. Mi rebeldía me lleva en ocasiones a ser necia y también perseverante, a ser disruptiva y también creativa, a defender mis ideas y también a abrirme a los cambios que considero constructivos.

Fue imposible cumplir con las expectativas que se crearon con mi nacimiento. No sin dolor, fui rompiendo paradigmas y al mismo tiempo rompí los sueños de quienes más me querían.

Empecé a trabajar a los 19 años. Nunca he escogido caminos fáciles ni pre-trazados. Pienso que mis logros profesionales se refieren a:

  • Aportar algo diferente, implementar proyectos integrales que tienen más que ver con sinergias que con individualismos.
  • Partir de las necesidades manifiestas de la población de cada uno de los proyectos que me han tocado iniciar.
  • Confiar en el potencial de las personas y en la posibilidad que tienen para impulsar su propio crecimiento y el desarrollo social.
  • Partir de las posibilidades más que de las limitaciones, de las oportunidades más que de los fracasos, de los aciertos más que de los errores.
    • Comprometerme en cada uno de los proyectos que he liderado y reconocer el momento de soltar y permitir que otros le impriman también su sello.

En el otoño de mi vida, decidí retirarme del trabajo formal después de 46 años. Encuentro todavía asignaturas pendientes, sueños sin realizar, aportaciones que ofrecer y energía para continuar. Todo ello enfocado a una misión muy clara que me impulsa y me atrae: colaborar en la construcción de un país en el que todos podamos vivir con dignidad y convivir con armonía.

Mi participación en diversas organizaciones sociales – Cemefi, Fundación Haciendas del Mundo Maya, Empresarios por la Educación, Cimiento Económico, Fundación Merced, Consejo Nacional del Compromiso con la Calidad y Equidad en la Educación y en especial el Centro de Desarrollo de la Comunidad que tengo el privilegio de presidir – le dan sentido a mi existencia y motivación a mi esfuerzo.

No puedo concebir una vida sin servicio. Y me es imposible imaginar que la existencia humana consista en ocupar un espacio de este maravilloso mundo sin entregar algo de sí mismo que contribuya a transformarlo en un mejor sitio para todos. Deseo que los años que me queden sean fructíferos y productivos.

Felicito a la revista Ganar – Ganar por impulsar la responsabilidad social, por difundir buenas prácticas, por convocar a la población, por contagiar el compromiso y por ser constructores de la conciencia y de la esperanza. Les agradezco infinitamente el permitirme el privilegio de pertenecer a este gran sueño que hoy cumple 15 años y tiene visos de eternidad.

Hemos aprendido que juntos podemos crear valor compartido y apoyar a la autorrealización de cada persona.

Martha Herrera Directora Corporativa de Responsabilidad Social CEMEX y Centro CEMEX-Tec de Monterrey para el Desarrollo Sostenible

Hoy me siento profundamente agradecida por tener la oportunidad de ser y hacer lo que mi pasión y propósito marcan. Desde hace 22 años, he crecido junto a CEMEX, logrando contribuir a nuestro propósito de Construir un mejor futuro. Me siento plena al saber que la vocación de servicio que descubrí desde hace muchos años la he podido vivir al máximo y la he reafirmado con mi objetivo de transformar a otros, y especialmente a las mujeres, jóvenes y personas en situación vulnerable con el fin de mejorar la calidad de vida y el bienestar de éstas.

Junto al gran equipo de CEMEX, hemos logrado transformar a muchas comunidades en los países que operamos, colaborando con alianzas multisectoriales. Hemos aprendido que, al escuchar activamente y formalmente a nuestros empleados y socios comunitarios, hemos podido crear valor compartido y apoyar a la autorrealización de cada persona.

En este tiempo, a través de las iniciativas sociales a nivel global y gracias al esfuerzo colectivo de un gran equipo de trabajo, de aliados comprometidos y de una ciudadanía apasionada, hemos logrado asociarnos e impactar positivamente a más de 12.6 millones de socios comunitarios. Esta es mi mayor satisfacción, ya que mi motivación siempre ha sido y será, el que las personas, con guía, apoyo y seguimiento, puedan lograr su propia transformación. A lo largo de mi trayectoria, de quienes más he aprendido a escuchar, co-crear, equivocarme y seguir mejorando es de nuestros amigos de las diferentes comunidades. Ellos han sido mi motor para seguir soñando en grande y continuar buscando aliados con quienes aterrizar esos sueños en una realidad concreta para ellos y sus familias, a través de acciones que trasciendan y dejen huella en lo que yo llamo las “5p’s”: en las personas, en el planeta, para la prosperidad, con participación proactiva y mucha pasión.

Hoy en día vivimos en tiempos de constante cambio y muchos retos a nivel global, desde cambio climático y desastres naturales, hasta crisis alimentarias, migración forzada, desempleo, desigualdad y muchas más.

La pregunta que nos hemos hecho es cómo podemos contribuir, cada uno, desde nuestra trinchera, en abordar estos retos. Desde CEMEX, estamos firmemente comprometidos con plantear los retos sociales en áreas donde tengamos un expertise y valor que agregar. Es por ello por lo que nuestra estrategia de negocio responsable busca abonar directamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas a través de procesos de negocio innovadores y sostenibles.

Aunque de manera indirecta contribuimos con varios ODS como compañía, nuestras acciones están particularmente enfocadas a los objetivos de erradicación de la pobreza, igualdad de género, empleo, crecimiento económico, alianzas y desde luego, desarrollo de comunidades sostenibles.

Cada día vivo y me repito que esta es una carrera de retos continuos; y en lo profesional, el reto es seguir promoviendo una cultura de negocio responsable. La responsabilidad social es un viaje de muchas paradas donde debe haber mejora continua. Lo importante es evolucionar y liderar el cambio buscando la transformación de otros.

Con respecto a la visión de la economía y el desarrollo de México a partir de la gestión socialmente responsable, considero que las empresas no podemos estar desligadas del desarrollo social, y por ello debemos enfocar nuestros esfuerzos a crear valor para todos nuestros grupos de interés y para la sociedad en su conjunto. Por ello, es necesario compartir nuestro conocimiento, incentivar la innovación y sobre todo crear modelos de negocios sostenibles con un impacto económico, social y ambiental. Las empresas deben de centrarse en las personas, -empleados, clientes, grupos de interés y la cadena de valor- escuchándolas, formándolas y juntos co-crear y diseñar acciones concretas. Es crítico que todos los involucrados cuenten con valores que demuestren la integridad y tenacidad de los mexicanos, para así lograr el desarrollo económico, social y ambiental que nuestro país necesita.

México es nuestro, es nuestra responsabilidad liderar y ser agentes de cambio. Para mí, el estar activamente participando en más de 20 consejos nacionales e internacionales es algo muy valioso, porque además de seguir aprendiendo constantemente de los demás, corrobora mi compromiso de ser una activista social y una ciudadana propositiva y reafirma mi creencia de que colaborando con otros, es como se logran realizar los sueños de poder impactar a más y más personas en el mundo.

Sin dudar creo que la mayor satisfacción es poder trabajar en causas tan nobles que unen a la gente. En México estamos avanzando y mucho tiene que ver la Iniciativa Privada, preocupada y ocupada en generar valor a la sociedad.

Marcela Cristo Vaca Directora de Sustentabilidad y Directora de Fundación Grupo Modelo

Volviendo la vista atrás puedo decir que me siento afortunada, hemos tenido muchos logros, pero definitivamente, creo que uno de los más grandes, es el programa Voluntarios Modelo que promueve la cultura del voluntariado. Empezamos hace tres años y en 2017 logramos reunir 200 mil participaciones voluntarias, exportando recientemente la práctica a Honduras, El Salvador, Colombia, Perú y Ecuador. El ver cómo la gente es feliz regalando su mañana para ayudar a otros, ser parte de eso y hacerlo crecer, es un logro increíble.

Mi trabajo está lleno de satisfacciones. Todos los días, mi equipo y yo tenemos experiencias que nos llenan y nos motivan para seguir adelante. Sin dudar creo que mi mayor satisfacción es poder trabajar en causas tan nobles que unen a la gente. El ver cómo llegan familias completas a ayudar como voluntarios, porque estamos sembrando en todos ellos la semilla de compartir, ayudar y de crear lazos. Por esto mismo, mi principal satisfacción es que mi hijo nos acompañe a realizar estas acciones de Fundación Grupo Modelo y me diga que se siente súper orgulloso de lo que hacemos y, además, poderlo hacer partícipe a él, es increíble.

Creo que el mayor reto social al que nos enfrentamos día con día es definitivamente la apatía de la gente. Nos falta mucho para ser empáticos ante los problemas de nuestra sociedad y, justo por eso, en Fundación Grupo Modelo buscamos tomar acción que incluya a la gente y todos seamos parte de la solución. Por ejemplo, hoy en día, tenemos un gran proyecto, Zacatecas Ciudad Modelo, que lanzamos en 2015 junto con CONADIC (Comisión Nacional para las Adicciones) donde buscamos reducir en 10% el consumo excesivo de alcohol en adultos de Zacatecas para 2020. Es un reto sumamente ambicioso que involucra a muchos actores: gobierno, ONG’s, sociedad y empresa. Seguimos trabajando para que en 2020 alcancemos la meta, pero la idea es que todos juntos lo hagamos.

Mi visión de la economía y el desarrollo de México a partir de la gestión socialmente responsable y sustentable corresponde a la siguiente reflexión: Las empresas han migrado a una participación mucho más activa dentro del país, asegurando la permanencia en el tiempo de la misma empresa al gestionar de una manera responsable sus recursos y su vinculación con las comunidades donde opera y donde trabaja.

En México estamos avanzando y mucho tiene que ver la Iniciativa Privada, preocupada y ocupada en generar valor a la sociedad. En Grupo Modelo es muy importante generar ese valor desde varios ejes: el bienestar de la sociedad, la gente, el medio ambiente y l a salud.

Por ejemplo, impulsamos la generación de empleos, con nuestro proyecto del centro de servicios compartidos en Aguascalientes, que brinda servicios de tecnología a muchos países dentro de la compañía. La construcción de una nueva Planta de cerveza en el estado de Hidalgo y migrando a energías renovables. Para finales de 2019, todas nuestras operaciones cerveceras provendrán de fuentes renovables y estamos participando fuertemente para impulsar acciones de cuidado de agua en el campo con proyectos como la tecnificación de riego por goteo, entre otros; y, por otro lado, estamos muy enfocados en la promoción de un consumo responsable de alcohol a través de campañas que nos comprometen a ser parte de la solución.

Las empresas son un aliado importante para que los países alcancen los Objetivos de Desarrollo Sostenible lanzados por la ONU y tengamos, todos, una mejor calidad de vida, pero no sólo en papel, sino en la realidad, que la gente se sienta cada vez más productiva y más feliz.

Uno de mis principales retos fue desarrollar programas sociales que hicieran sentido tanto a las comunidades, como a la empresa.

Gisela Noble Colín Directora de Fundación Walmart de México

Uno de los principales logros y satisfacciones en mi carrera es haber descubierto que lo que me apasiona es la capacidad de transformar la vida de las personas. Cuando ingresé a Walmart de México y Centroamérica, encontré una empresa con una gran apertura al cambio e innovación, y que, además, tiene un interés genuino en ayudar a la gente, así como transformar y desarrollar a nuestro país.

Parte fundamental de mi carrera dentro de la compañía ha sido diseñar esrategias que contribuyan al desarrollo de las distintas comunidades donde tenemos presencia, y es una gran satisfacción ver que con el apoyo e impulso de la empresa éstas tienen un mayor impacto.

A lo largo de mi trayectoria, me he dado cuenta de que las empresas pueden impulsar el desarrollo a través de una visión sistémica, conectando los puntos necesarios para hacer que las cosas pasen. Mi rol en Fundación Walmart de México ha sido ese: conectar esos puntos, aprovechar las ventajas operativas de la compañía y generar entusiasmo en la gente, impulsarla a trabajar para cumplir sus sueños.

Mi primer reto profesional fue descubrir cómo enfocar mi carrera de Administración de Empresas hacia temas sociales, cómo poder hacer realidad proyectos sociales con impacto y resultados tangibles. El motor de mi vida profesional fue haber descubierto esta sinergia entre ambos rubros.

Dentro de Walmart de México y Centroamérica uno de mis principales retos fue desarrollar programas sociales que hicieran sentido tanto a las comunidades, como a la empresa; tomar ventaja de las capacidades de una empresa tan grande para mejorar la calidad de vida en los lugares donde tenemos presencia.

Con relación a lo anterior, otro desafío fue descubrir cómo generar impacto y agregar valor a través de estos programas. Para lograrlo, tuvimos que hacer las cosas de manera distinta, innovar y tomar la filantropía estratégica como el camino, pero siempre a través de las actividades esenciales de la compañía.

Un reto constante a nivel interno es seguir contagiando el entusiasmo por la transformación, motivar a la gente para hacer que las cosas sucedan y potenciar el apoyo comunitario de la empresa.

Mi visión de la economía y el desarrollo de México apartir de la gestión socialmente responsable y sustentablese refiere a potenciar el desarrollo económicode nuestro país, a través de una gestión responsablede acciones sociales.

A través de los programas sociales de Fundación Walmartde México hemos podido ver los impactos en laeconomía de las comunidades con las que trabajamos. Por ejemplo, a través del programa Agricultura Inclusiva,los productores participantes han incrementadosus utilidades y ventas. Fue un grupo pequeño, perocon gran impacto en su localidad, pues hoy son generadoresde empleo, lo cual ha transformado la vida delas familias que ahí habitan.

A través de este programa, la compañía descubrió lanecesidad de transformar el campo mexicano paraque haya suficiente abasto con productos de calidad yfrescura adecuada, en donde exista una ganancia justa para los productores.

Este programa está basado en esquema de agricultura inclusiva, en el que pensamos en los retos que un pequeño productor tiene para poder vender dentro de nuestra empresa, y el pequeño productor piensa en los retos y cambios necesarios para ingresar canales de venta en mercados modernos. Como resultado de este proyecto, Walmart de México y Centroamérica ha transformado sus prácticas de compra, impulsando el ingreso de estos proveedores y desarrollándolos dentro de la empresa.

Este proyecto es un ejemplo de que podemos potenciar el desarrollo económico de nuestro país, a través de una gestión responsable de acciones sociales en las que impulsemos el desarrollo de quienes nos rodean.

Es una gran responsabilidad y a la vez una gran oportunidad el ser una influencia positiva en los demás.

Patricia García Gutiérrez Directora General de Administración de Personal y Asuntos Corporativos de Grupo Financiero Monex

He tenido la oportunidad de desarrollar mi carrera profesional en el sector financiero, que me gusta mucho principalmente por el dinamismo.

Al inicio de mi carrera en la parte de Tecnología y posteriormente en Capital Humano, Responsabilidad Social, Comunicación y Mercadotecnia. El cambiar en mi carrera a los temas de personal y comunicación ha sido increíble porque me permitió ampliar mis áreas de especialidad; pero sobre todo porque te brinda muchas satisfacciones personales.

Desde hace 17 años colaboro en Grupo Financiero Monex, estoy a cargo de las funciones de personal, responsabilidad social, calidad, mercadotecnia y comunicación corporativa.

Sin duda trabajar en una empresa como Monex ha sido un honor y me siento muy orgullosa de ser parte del equipo directivo. Junto con mi equipo hemos apoyado la construcción de una cultura organizacional sólida, basada en prácticas de Responsabilidad Social Corporativa.

Desde hace 15 años Monex ha sido reconocido como una de las mejores empresas para trabajar en México por parte del Great Place to Work, el año pasado fue la número cuatro del sector financiero. También durante 14 años hemos recibido el distintivo ESR por parte del Cemefi.

Entre las prácticas de responsabilidad social corporativa hemos instrumentado un programa llamado Creando Bienestar orientado a mejorar la calidad de vida de nuestros colaboradores y sus familias.

Otra gran satisfacción que tiene que ver con comunicación corporativa y Mercadotecnia es que demanda una constante innovación y creatividad. Algo que ha sido muy importante en mi carrera es que he tenido la oportunidad de conocer gente muy valiosa, tanto con la que he trabajado directamente, como otros con los que hemos llevado a cabo algún proyecto o iniciativa y a quienes les he aprendido mucho.

Particularmente en el tema Responsabilidad Social Corporativa he coincidido con gente muy comprometida en temas sociales y con gran apertura a trabajar en equipo.

Dentro de mis retos profesionales veo el renovar e innovar las responsabilidades a mi cargo para seguir construyendo una cultura Organizacional sólida en Monex. Que esté a la altura del crecimiento y cambios del negocio para continuar acompañando el desarrollo de la empresa con prácticas de Responsabilidad Social Corporativa. Ello implica mantenernos actualizados en las mejores prácticas y aquellas que puedan generar valor en Monex adaptarlas y alinearlas a la estrategia del Grupo. También tenemos el reto de atraer y retener talento, esto es algo constante.

Considero que un reto en particular que tenemos todos los que tenemos oportunidad de tener una posición de liderazgo en las diferentes empresas y sectores es impulsar y desarrollar a nuestros equipos de trabajo. Estoy convencida de que es una gran responsabilidad y a la vez una gran oportunidad el ser una influencia positiva en los demás. Si tuviéramos más líderes que impulsen un liderazgo participativo que permite que la gente crezca sin duda redundaría en beneficios tanto para los colaboradores, como en las empresas y para nuestro país.

Mi visión de la economía y el desarrollo de México es que debe ser a través de una gestión socialmente responsable y sustentable, no hay otra forma de hacerlo. En ese sentido la economía no puede verse como algo independiente o desvinculado, sino como parte fundamental para ese desarrollo. Las empresas, por ejemplo, tienen un impacto relevante en ese proceso y el adoptar una gestión responsable y sustentable es además una excelente inversión, que genera beneficios tangibles.

Desafortunadamente a veces se ve como un gasto cuando en realidad es una gran inversión, que redunda en aprendizajes al interior de la empresa, aumenta el compromiso del personal, la lealtad de clientes, entre muchos otros; definitivamente son un ganar-ganar.

Cada uno desde su lugar de influencia puede contribuir con prácticas responsables y sustentables.

 

Es una gran satisfacción tener la oportunidad hoy de estar en el sector financiero, el cual representa un motor del desarrollo económico de las personas y las ciudades, además de formar parte de un Grupo en donde las iniciativas y los proyectos se suceden con un compromiso con el desarrollo sostenible de México.

Mariuz Calvet Roquero Directora de Sustentabilidad e Inversión Responsable de Grupo Financiero Banorte

La pasión que ha movido mis intereses académicos y posteriormente mi desarrollo profesional se relaciona con los grandes retos sociales y ambientales que en renta la humanidad; y la posibilidad de generar estrategias y alianzas nacionales y globales para lograr el desarrollo sostenible de un mundo con justicia social.

Al iniciar mi carrera estos temas no ocupaban un lugar prioritario en la agenda global y, en el transcurso de mi carrera profesional ha sido un reto el generar conciencia de la importancia de la integración de los temas sociales y ambientales en las organizaciones.

Mi mayor logro ha sido participar, como el día de hoy, en organizaciones que reconocen el potencial de impacto positivo que se puede generar en México, cada una desde su sector, integrando los criterios económicos, sociales y ambientales en el día a día de sus operaciones, y en donde es una prioridad consolidar un gobierno corporativo fuerte. Es una gran satisfacción tener la oportunidad de estar en el sector financiero el cual representa un motor en el desarrollo económico de las personas y las ciudades, además de formar parte de un Grupo en donde las iniciativas y los proyectos se suceden con un compromiso con el desarrollo sostenible de México y una visión de largo plazo mediante un desempeño responsable.

Durante muchos años, hablar de la problemática social y de la importancia del cuidado al medio ambiente dentro de las empresas, representaba un tema alejado a la rentabilidad y por mucho tiempo, encasillado a la gestión y compromisos de filantropía de las mismas. He sido testigo de la evolución positiva de la responsabilidad social hacia la sustentabilidad corporativa vista como una visión de negocio y de generación de valor para todos, por lo que mis principales retos sociales y profesionales han impulsado esta evolución básicamente con tres factores: En México y en otros lugares del mundo, la evolución de la importancia de integrar y reportar sobre el desempeño en sustentabilidad de las empresas ha sido un motor en este campo.

Las reformas en el marco regulatorio nacional e internacional que, en muchos temas, ha convertido algunos esquemas sociales y ambientales en obligaciones de cumplimiento normativo. Todo esto ha facilitado la conciencia social y ambiental en las empresas y, aunque hay muchísimo por hacer los avances en México han sido importantes.

La proliferación de las alianzas de los sectores público, privado y de la sociedad civil para la generación de soluciones e iniciativas para temas sociales y ambientales. Mi visión de la economía y el desarrollo de México a partir de la gestión socialmente responsable y sustentable se refiere al entorno global que se nos presenta con enormes retos, los cuales nos afectan a todos: el crecimiento poblacional, el desarrollo económico, la escasez de recursos naturales, la migración y expansión de las ciudades, el crecimiento de la clase media y las demandas de consumo que esto implica.

Este entorno muestra retos sin precedentes que deben ser atendidos en trabajo coordinado de todos: gobierno; sociedad civil y sector privado. La generación de alianzas es la única manera de hacer frente a los grandes retos y esto se facilita con la existencia de un marco de acción globalmente aceptado como son los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas. Es necesario, además, un actuar responsable de cada uno de nosotros.

El desarrollo sostenible de México y de todo el mundo requiere, primero, de una visión de largo plazo en los planes de desarrollo, que tome en cuenta los retos y riesgos, así como las oportunidades que éstos ofrecen. Segundo; se requieren de alianzas multi-sectoriales y, tercero, de alineación hacia estos objetivos comunes globales en donde se consideren no solamente el crecimiento económico y la rentabilidad, sino también los grandes temas sociales y ambientales, así como la ética, la transparencia y la solidez del gobierno corporativo de las organizaciones.

COMPARTE:
Analizan efecto poli
Revelan falta de tra