No existen imposibles

260
0
Compartir:


El sistema de acceso a la educación pública en México es muy limitante para los sectores más vulnerables, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), antes de la pandemia 4 millones de niños, niñas y adolescentes no asistían a la escuela y al menos 600 mil estaban a punto de abandonarla. En el periodo de 2020 a 2021, 5.2 millones de este sector de la población, de entre los 3 y 29 años de edad, no se inscribieron principalmente por motivos económicos y de Covid-19.

 

Estas cifras provocan un aumento en analfabetismo y, por ende, muchos niños y jóvenes carentes de recursos y educación se ven orillados a buscar formas de subsistir, encontrando en la delincuencia una alternativa; especialmente al carecer de un núcleo familiar sólido, de una guía o motivación de vida. Siendo los jóvenes, con perfil artístico, el mayor porcentaje de deserción dentro de este segmento, y el más susceptible a caer en malos pasos.

Fundación Sin Imposibles A.C. (F.S.I), llega con una propuesta de prevención social buscando transformar las vidas de niños y jóvenes mexicanos con perfil artístico (entendiendo este como el tener la necesidad de desarrollar sus habilidades artísticas), motivándolos a convertir las malas decisiones en acciones productivas; canalizando sus emociones a través de las artes escénicas, gráficas y visuales con disciplina, esfuerzo, dedicación y empatía.

 

Desde hace más de 10 años, el entrenamiento artístico, académico, aunado al apoyo psicológico y enlace laboral se han convertido en los pilares fundamentales que permiten que hoy, cientos de jóvenes hayan sido y sigan siendo Salvadas por el Arte.

 

Casos de éxito:

 

Guillermo Andrés Ríos Castillo; un jóven dispuesto a abandonar sus estudios por completo y sin una meta definida en su vida, encuentra gracias a su amor por la música un hogar en FSI, que le muestra un nuevo rumbo para su vida. En alianza con la Universidad de la Comunicación (UC), descubre su pasión en el mundo de la publicidad. Actualmente se encuentra a un par de años de terminar la licenciatura y dar los primeros pasos para cumplir su gran sueño: establecer su propia agencia.

 

Daniela Ordoñez, a la corta edad de 12 años, llega a FSI para encontrar su vocación en la música y los escenarios. Y después de 7 años de entrenamiento y preparación de la mano de los mejores docentes y profesionales del medio, con los mejores programas de capacitación artística, ha ingresado al Centro Universitario de Música FERMATTA destacando de entre sus compañeros.

Un caso más de inspiración es la jóven Fernanda Verdier,  quien desde sus 12 años de edad decidió trazar su ruta acompañada por FSI, recibiendo apoyo artístico y académico para concluir su preparatoria. Hoy con sólo 21 años y gracias a su esfuerzo, entrega y dedicación en todo ese tiempo, dirige el Departamento de Comunicación de la Fundación. Logrando ser una parte esencial del proyecto, y un ejemplo a seguir para las nuevas generaciones de alumnos. Próximamente comenzará sus estudios universitarios en publicidad.

 

Estos logros demuestran que, como mexicanos, podemos modificar el futuro de este gran país, impulsando a nuestros niños, niñas y jóvenes con perfil artístico, para alcanzar sus sueños trazando una ruta distinta en su día a día. Convirtiéndolos en adultos responsables que aporten y contribuyan a la sociedad; y reafirmando que se puede vivir “Sin imposibles”.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario