29 de septiembre: Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos

429
0
Compartir:


El 29 de septiembre, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclamó el Día Internacional de Concienciación sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos. El objetivo de este día es sensibilizar a la población sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos y fomentar mejores prácticas para reducirlos.

El suministro mundial de alimentos depende en gran medida de un clima estable, lo que significa que si la temperatura de la Tierra aumenta más allá de cierto punto, la producción de cultivos podría verse afectada de numerosas maneras, desde un aumento de la sequía hasta un incremento de las inundaciones. Y con más gente viviendo en las ciudades que nunca antes, combinado con un creciente apetito por la carne, la pérdida y el desperdicio de alimentos se están convirtiendo en problemas cada vez más importantes.

Afortunadamente, hay muchas acciones con las que puedes reducir tu propia ingesta de alimentos, y ayudar a prevenir la pérdida y el desperdicio de alimentos. En este espacio, te daremos algunas ideas para que puedas promover el ecologismo y la vida sostenible a través de tus hábitos alimentarios.

Informe sobre la pérdida y el desperdicio de alimentos en el mundo

El desperdicio de alimentos es un problema mundial. En 2013, se estima que 1,300 millones de personas sufrían inseguridad alimentaria, lo que significa que no tenían acceso a suficientes alimentos seguros y nutritivos para satisfacer sus necesidades dietéticas. Y aunque el mundo ha avanzado en la reducción del hambre en las últimas décadas, sigue siendo un problema. Según el Informe Mundial sobre la Pérdida y el Desperdicio de Alimentos 2015, alrededor de un tercio de todos los alimentos producidos en el mundo se pierde o se desperdicia cada año, lo que genera un costo para la economía mundial de más de 1 billón de dólares.

En 2021, la ONU informó: “A nivel mundial, alrededor del 14% de los alimentos producidos se pierde entre la cosecha y la venta al por menor, mientras que se estima que el 17% del total de la producción mundial de alimentos se desperdicia (11% en los hogares, 5% en el servicio de alimentos y 2% en la venta al por menor)”.

Gran parte de este desperdicio de alimentos se produce en las explotaciones agrícolas. Por ejemplo, los productos que no se venden o no se utilizan en el momento oportuno suelen desecharse porque no están en las mejores condiciones o no cumplen las normas estéticas. Esto incluye frutas y verduras demasiado maduras o dañadas, carne demasiado cocida o contaminada con bacterias y productos de panadería que se han vuelto rancios.

En los países desarrollados, el consumismo y la tendencia a comer fuera más a menudo que a cocinar en casa también contribuyen al desperdicio de alimentos. Los restaurantes pueden tirar hasta el 48% de la comida que sirven, mientras que los hogares pueden desperdiciar hasta el 40% de los alimentos que compran.

Causas de la pérdida y el desperdicio de alimentos

La pérdida y el desperdicio de alimentos pueden deberse a una serie de factores, como el almacenamiento inadecuado, la mala manipulación y la producción incorrecta. Una mala cosecha y una manipulación posterior a la misma también pueden provocar la pérdida y el desperdicio de alimentos. En algunos casos, los alimentos pueden estropearse o cocinarse de forma incorrecta, lo que puede provocar su desperdicio. Además, el tamaño incorrecto de las porciones o las decisiones incorrectas de compra pueden conducir a menudo a la pérdida y el desperdicio innecesarios de alimentos.

Hay muchas maneras de que los particulares y las empresas puedan reducir la cantidad de alimentos que se pierden y desperdician cada año. Al conocer las diversas causas de la pérdida y el desperdicio de alimentos, se pueden desarrollar estrategias de prevención que ayuden a evitar que los alimentos se desperdicien.

Soluciones para reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos

La pérdida y el desperdicio de alimentos son grandes problemas en todo el mundo. A continuación, se presentan algunas acciones y medidas para ayudar a reducir la pérdida y el desperdicio de alimentos.

1. Educación: es necesario que tú y tu familia tomen conciencia sobre la importancia de comer alimentos nutritivos y reducir el desperdicio de alimentos.

2. Planificación: elaborar tus comidas con anticipación y almacenarlas en recipientes adecuados para su buena conservación, te evitará el desperdicio de alimentos.

3. Ecológicos: para evitar el uso y consumo de bolsas y empaques desechables que son contaminantes, puedes utilizar bolsas y recipientes reusables para tus compras de alimentos.

4. Reciclar: ¡No olvides compostar lo que puedas!

5. Puedes reducir el desperdicio de alimentos al cocinar y también economizar en tu consumo de gas o electricidad en su preparación, utilizando menos aceite, agua y sal. Además, los alimentos que sobren y se encuentren en buen estado, puedes congelarlos y consumirlos en otra ocasión en lugar de tirarlos a la basura.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario