WWF: Amazonas podría desaparecer tal y como la conocemos en 8 años

554
0
Compartir:
Selva Amazónica, Amazonas

El espacio verde más grande de la Tierra, la selva del Amazonas, está en peligro. Las organizaciones indígenas amazónicas que representan a 511 comunidades locales han pedido un acuerdo global que proporcione protección permanente al 80% de este espacio natural para 2025, con el fin de evitar “el inminente punto de no retorno y una crisis planetaria”.

Los datos demuestran que el 17% del Amazonas ya está deforestada, y el 17% se ha degradado. Esto supone una grave amenaza para el bioma porque almacena entre 150 y 200 mil millones de toneladas de carbono.

La selva amazónica, con el 18% de las especies de plantas vasculares del mundo, el 14% de las aves, el 9% de los mamíferos y el 8% de los anfibios y el 18% de los peces del mundo que viven en los trópicos, es uno de los tesoros naturales más famosos del mundo.

Un informe publicado por el Fondo Mundial para la Naturaleza ha pedido que se preserve la selva amazónica, que alberga una gran variedad de especies animales, insectos y árboles. También contiene el 20% de toda el agua dulce de la Tierra.

También es el hogar de más de 500 grupos de indígenas, de los cuales 66 permanecen en aislamiento y contacto inicial. Los territorios indígenas suman actualmente 2,37 millones de kilómetros cuadrados, casi cinco veces el tamaño de España, o el 27% del total de Amazonas. Estos territorios tienen las tasas más bajas de deforestación.

Impacto devastador

Los territorios indígenas son responsables de almacenar un tercio de las reservas de carbono de la superficie de la región amazónica. Esto supone una enorme contribución a la mitigación y adaptación al cambio climático.

Las investigaciones han demostrado que el punto de no retorno de la deforestación está entre el 20% y el 25% de un bosque. Los datos muestran que el 26% de la Amazonia se encuentra en un estado de “perturbación avanzada”, que implica deforestación, incendios recurrentes y degradación forestal.

“El horizonte establecido para los objetivos globales de conservación es 2030, pero la Amazonia puede haber desaparecido para entonces”, dice el informe de la WWF.

“Este no es un escenario futuro, es lo que estamos viviendo actualmente en la región: un nivel continuo de destrucción con repercusiones devastadoras a nivel local e implicaciones negativas para la estabilidad climática del planeta”, subraya el documento.

Los científicos recomiendan cuatro acciones, cuatro vías para evitar “consecuencias catastróficas” en Amazonas: una moratoria inmediata de toda deforestación y degradación en las zonas cercanas al punto de no retorno; lograr la deforestación y degradación cero para 2030; restaurar los hábitats ecológicos; por último, una bioeconomía inclusiva y justa.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario