G20 no había apoyado tanto los combustibles fósiles desde 2014

100
0
Compartir:
G20

Bloomberg Philanthropies y BloombergNEF realizaron una investigación sobre los países del G20 y descubrieron que destinaron 693,000 millones de dólares a los combustibles fósiles, lo que supone un aumento del 16% desde el año pasado.

Se han planteado preguntas sobre si el aumento del gasto se debe a la recuperación económica y a un mayor uso de la energía tras la pandemia, o si se estaba utilizando más financiación para apoyar a los productores de combustibles fósiles y a las empresas de servicios públicos.

Entre 2016 y 2021 se han utilizado 93,800 millones de dólares en ayudas públicas para apuntalar la industria del carbón, a pesar de que el apoyo al carbón se ha reducido del 4,1% al 2,9%. Lo más sorprendente es que, a pesar de este alejamiento del carbón, solo en 2017 se destinaron 20.000 millones de dólares al sector.

Michael R. Bloomberg, Enviado Especial del Secretario General de las Naciones Unidas para la Ambición y las Soluciones Climáticas y fundador de Bloomberg LP y Bloomberg Philanthropies, dijo: “Los gobiernos siguen subvencionando los combustibles fósiles – socavando las promesas que han hecho, perjudicando la salud pública y reduciendo nuestras posibilidades de evitar los peores impactos del cambio climático.”

“Tenemos que acelerar drásticamente el cambio a la energía limpia y alejarnos del carbón y otros combustibles fósiles, y este informe destaca algunas de las medidas más importantes que pueden tomar los gobiernos.”

China es el país que más ayudas recibe, pero gasta menos per cápita (111 dólares) que otras naciones del G20. Arabia Saudí lidera el grupo con 1,433 dólares, seguida de Argentina con 734 dólares y Canadá con 512 dólares. Curiosamente, este año China ha reducido el gasto global en ayudas.

En el periodo de cinco años, los países miembros del G20 han asignado colectivamente subvenciones directas a la industria de los combustibles fósiles por valor de casi 3,3 billones de dólares y subvenciones indirectas por valor de más de 1 billón de dólares, lo que no es sostenible si se tiene en cuenta el cambio climático.

Los 3.3 billones de dólares, según el BNEF, podrían haber financiado la creación de 4232GW de nuevas plantas de energía solar, una capacidad superior a 3,5 veces el tamaño de la red de Estados Unidos.

El G20 acordó en 2009 eliminar gradualmente las subvenciones “ineficientes” a los combustibles fósiles, pero no se fijó ninguna fecha vinculante y los grupos ecologistas han acusado al grupo de no definir adecuadamente el término.

En la Cumbre del G7, los miembros acordaron poner fin a las ayudas públicas a la generación de nuevo carbón térmico para finales de este año. También se comprometieron a eliminar todas las demás subvenciones a los combustibles fósiles ineficientes para 2025.

El BNEF pide a los países del G20 que apliquen ciertas normas que tengan en cuenta el coste y los riesgos de la construcción.

El último informe sostiene que debe haber un “precio significativo del carbono”. Sin embargo, sólo 12 de los países del G20 tienen un precio real del carbono a nivel nacional, y éste suele oscilar entre 8 y 12 dólares por tonelada. En cambio, el Banco Mundial estima que este rango de precios debería oscilar entre 40 y 100 dólares por tonelada métrica para 2020 y 2030.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario