11 formas de reducir tu impacto ambiental esta Navidad

188
0
Compartir:
Navidad

Desde tarjetas electrónicas hasta luces solares, hay muchas cosas que puedes hacer para cuidar el medio ambiente en esta temporada festiva.

La Navidad es una época en la que la mayoría de nosotros consumimos todo en exceso. Hay abundancia de comida, bebida, regalos y reuniones con muchas sobras. Pero es importante detenerse y pensar en el impacto sobre el medio ambiente.

A continuación se ofrecen algunos consejos sencillos que le ayudarán a reducir su huella de carbono en esta tonta temporada:

  1. Reduzca el desperdicio de alimentos

Piensa en la cantidad de veces que miraste la mesa navideña después del almuerzo y te preguntaste por qué todos trajeron tanta comida. Toda esta comida sobrante debe ir a algún lugar y, a menudo, se tira a la basura, lo que contribuye al vertedero. Intente comprar menos alimentos este año y asegúrese de poner los restos de comida en su abono o contenedor verde.

  1. Compra local


Si compras comida y vino localmente (en un mercado de agricultores o en una bodega del sur de Australia), no sólo estás apoyando la economía local, sino que tu comida y tu vino viajan menos para llegar a tu plato y a tu copa. Esto significa alimentos más frescos y duraderos, más dinero para los productores y menores emisiones de carbono.

  1. Seamos digitales


Prescindir de tarjetas y sellos no sólo es mejor para el bolsillo, sino también para el medio ambiente. Es necesario talar menos árboles para hacer tarjetas y no necesitas una camioneta o una bicicleta para repartir tu alegría navideña.

  1. Reciclar regalos y papel de regalo


Considere hacer un regalo para su ser querido o volver a regalar un obsequio no deseado. La basura de una persona es el tesoro de otra y eso significa menos embalaje, menos fabricación y menores emisiones de carbono.
Intente usar periódico o cualquier otro papel bonito que tenga en casa para envolver regalos. Otra gran idea es utilizar el envoltorio como parte del regalo; puedes envolver un libro de cocina en un paño de cocina y una cinta, que el afortunado destinatario podrá utilizar después.

  1. Luces navideñas que funcionan con energía sola


El hecho de que te pongas un poco ‘Clark Griswold’ en Navidad no significa que tengas que acumular una enorme factura de electricidad. Cambie su viejo juego de luces por unas que funcionan con energía solar y se reirá hasta el Año Nuevo.

  1. Compensa tu huella de carbono


Si no puede evitar volar en esta estúpida temporada, compre una compensación de carbono con su vuelo. Las emisiones de carbono de un vuelo de Adelaida a Melbourne se pueden compensar por tan solo 5 dólares. Volar en clase económica puede significar un poco menos de espacio, pero no sólo es más barato, sino que es mejor para el medio ambiente, ya que significa más personas por avión. ¡Siéntete bien con esos asientos blandos!

  1. Redescubre tu propio patio trasero


Hay mucho que descubrir más cerca de casa. Considere unas vacaciones en bicicleta o vaya a acampar a uno de los parques nacionales de Sudáfrica. Si lo suyo es caminar, pruebe la experiencia de caminata de varios días, Wild South Coast Way en Heysen Trail. Utilizarás menos energía que si te quedaras en casa viendo la televisión con el aire acondicionado encendido.

  1. Súbete a tu bicicleta


Camina o monta en bicicleta para hacer tus compras navideñas o a tu reunión navideña. Tu cintura te lo agradecerá y significará menos taxis y automóviles en la carretera.

  1. Dirígete a la sombra


Normalmente el día de Navidad puede ser bastante caluroso. En lugar de encender el aire acondicionado, ¿por qué no salir al patio trasero y sentarse bajo la sombra o meter los pies en la piscina infantil? Utilizará menos electricidad y obtendrá aire fresco.

  1. Da rienda suelta a tu creatividad


Invierta en decoraciones de buena calidad para que puedan usarse nuevamente el próximo año en lugar de tirarlas a la basura, o canalice su lado creativo y haga sus propias decoraciones únicas con materiales reciclados.

  1. Elige el verdadero negocio


Lo creas o no, los árboles artificiales son en realidad más dañinos para el medio ambiente que la tala de árboles naturales. Los árboles artificiales están hechos de PVC o cloruro de polivinilo, que es una de las formas más desagradables de plásticos derivados del petróleo no renovables. Aunque puedes reutilizar estos árboles, al final terminan en el vertedero cuando van al paraíso de los árboles. Los árboles reales, por otro lado, son biodegradables a través de sus desechos verdes. Si prefieres la longevidad, considera comprar una planta para decorar y luego plantarla en tu jardín.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario