Unilever logra un gran avance con hidrógeno verde para impulsar productos de lavandería libres de fósiles

255
0
Compartir:
Unilever

En un esfuerzo por eliminar el carbono derivado de combustibles fósiles vírgenes en sus productos de lavandería y limpieza para 2030, Unilever ha dado un paso significativo. La compañía ha firmado un acuerdo para obtener carbonato de sodio con bajas emisiones de carbono, un paso crucial para reducir la huella de carbono de su polvo de lavandería.

La empresa angloholandesa, en un proyecto conjunto con las empresas químicas TFL y Fertiglobe en la India, ha logrado disminuir las emisiones en la producción de carbonato de sodio, un componente esencial en el polvo para lavar ropa y uno de los compuestos químicos más utilizados globalmente.

Estas colaboraciones han llevado al desarrollo y prueba de un proceso de fabricación de carbonato de sodio que rebaja las emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 60%. El novedoso proceso consiste en la producción de amoníaco utilizando hidrógeno verde, en lugar de combustibles fósiles. Este amoníaco se mezcla con otros ingredientes y se calienta en calderas que antes usaban carbón pero que ahora operan con biomasa, específicamente con desechos de la producción de anacardos.

Además, las calderas están equipadas con un sistema de captura de carbono que evita la liberación de una cantidad indeterminada de CO2 a la atmósfera. El carbono capturado se utiliza en la fabricación de productos de lavandería de Unilever, sustituyendo el CO2 que, de otro modo, tendría que obtenerse de otras fuentes.

La fase experimental de este proceso ha producido suficiente carbonato de sodio de bajas emisiones para que Unilever fabrique alrededor de 6.000 toneladas de polvo para lavar ropa. La empresa ha extendido su acuerdo con TFL para continuar recibiendo carbonato de sodio producido mediante este método innovador.

Ahmed El-Hoshy, director ejecutivo de Fertiglobe y OCI Global, destacó la importancia de este desarrollo en la industria del cuidado del hogar, señalando que el amoníaco verde emerge como una herramienta de descarbonización crucial. Este es uno de los primeros ejemplos de cómo el amoníaco verde puede utilizarse para reducir las emisiones de CO2 en procesos industriales ya establecidos.

Unilever, en 2020, se comprometió a sustituir todo el carbono virgen de origen fósil en sus productos de lavandería y limpieza con alternativas capturadas, naturales y recicladas en una década, como parte de un plan global para alcanzar emisiones netas cero para 2050. Desde el anuncio de esta visión para 2030, Unilever ha introducido cápsulas de lavandería que incorporan principalmente carbono derivado de fuentes vegetales en Europa y ha probado su primera cápsula de lavandería con carbono capturado en Asia. Este carbono se obtuvo de plantas industriales asiáticas utilizando tecnologías de LanzaTech.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario