Aumento de las tasas de depresión en México: un llamado a mejorar las estrategias de salud mental

179
0
Compartir:


En México, la asombrosa cifra de 3,6 millones de adultos están lidiando con la depresión, y los casos graves afectan al uno por ciento de estos individuos. Estos datos preocupantes, revelados en un estudio de 2021 de los Servicios de Atención Psiquiátrica (SAP) de la Secretaría de Salud de México, indican un aumento significativo de los problemas de salud mental, particularmente desde el inicio de la pandemia de COVID-19.

Lorena López Pérez, directora de Gestión de la SAP, destacó el profundo impacto de la pandemia en la salud mental, enfatizando el aumento de problemas psicosociales, los cuales están altamente correlacionados con episodios depresivos. El aumento de los niveles de estrés debido al miedo a la infección y al aislamiento social ha provocado cambios en los hábitos alimentarios, los patrones de sueño y dificultades sociales, particularmente entre los adolescentes que están experimentando un aumento en el abuso de sustancias y el comportamiento violento.

Según el informe Health at a Glance 2021 de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), la prevalencia de ansiedad y depresión se duplicó con creces en comparación con los niveles prepandémicos, especialmente en países como México, el Reino Unido y los Estados Unidos.

En respuesta a esta crisis de salud mental, la Secretaría de Salud de México, a través de la SAP, la Secretaría Técnica del Consejo Nacional de Salud Mental (STConsame) y la Comisión Nacional Contra las Adicciones (Conadic), ha priorizado la atención de salud mental en la comunidad y entornos académicos. Esto incluye promover el autocuidado, la prevención, la detección, el tratamiento y la rehabilitación de afecciones como la depresión.

Tras las modificaciones a la Ley General de Salud, la atención comunitaria integral y la reinserción psicosocial se han vuelto fundamentales para acceder a los servicios desde el primer nivel. El Ministerio también se está centrando en grupos de apoyo emocional e iniciativas de autoayuda.

López Pérez describió diversas actividades para apoyar la salud mental, como promover ambientes saludables, recuperar espacios recreativos, realizar sesiones informativas y realizar despistajes de problemas o síntomas emocionales. Estos esfuerzos están dirigidos principalmente a comunidades remotas, donde la mayoría de los residentes carecen de seguridad social. Se proporciona atención y tratamiento gratuitos a quienes lo necesitan.

Además, se ha capacitado a más de 50.000 profesionales de atención primaria de salud en la detección y el tratamiento de trastornos mentales como la depresión, la ansiedad y el abuso de sustancias.

La depresión, caracterizada por deterioro del estado de ánimo, tristeza, dificultades de concentración, alteraciones del sueño y del apetito y, en casos graves, conducta suicida y problemas somáticos, requiere atención médica especializada para prevenir su progresión y cronicidad. Los tratamientos varían según la intensidad y el tipo de síntomas y van desde psicoterapia para casos leves hasta terapia, medicación y apoyo comunitario para afecciones graves.

Para atención especializada en adicciones y salud mental, el público puede acceder al Centro de Atención al Ciudadano Línea Vida 800 911 2000, que ofrece servicio 24 horas al día, 7 días a la semana. Esta línea directa brinda información y orientación sobre ansiedad, depresión, riesgo suicida y uso de sustancias nocivas, junto con intervenciones breves para crisis emocionales y derivaciones a centros de salud especializados para intervención presencial.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario