La escasez de agua también es una cuestión de género

61
0
Compartir:


Por Roberto Orozco Pérez

Uno podría pensar que para estas alturas de la historia de la humanidad la inequidad de género podría haberse saldado por lo menos en sus ángulos más cotidianos y cercanos, como por ejemplo sobre la repartición de las labores domésticas, pero nada más lejos de la realidad. Alrededor del mundo cerca del 77.2 % de las horas dedicadas a las labores del hogar son realizadas por mujeres, en comparación con un 22.8 % dedicado por los hombres.

Pensando en el dato anterior, para hacer la limpieza de un hogar u oficina necesariamente se necesita agua, fuera de la primordial requerida para beber y preparar alimentos que es aún más importante, si esto lo conectamos con la situación de que en muchos países las redes hidráulicas dejan mucho que desear o abiertamente son inexistentes entonces ¿a quienes creen ustedes que se pueden ver principalmente acarreando agua después de caminar horas por zonas inseguras y de difícil acceso?, por supuesto, principalmente a mujeres y niñas.

Y en zonas urbanas la situación no varía demasiado, cada vez con mayor frecuencia la escasez de agua y la falta de mantenimiento provocan que más y más colonias sufran de falta de abastecimiento y ¿quiénes son las que se tienen que formar largas horas para recibir agua a precio de oro?, ha acertado de nuevo, las mujeres y niñas de nueva cuenta.

Tanto el problema de la escasez de agua como el de la inequidad de género presentan una variable que debería considerarse de forma más seria; el tiempo, sí, el tiempo que se nos está acabando para salvar el agua de la tierra y el tiempo que podría usar una niña para su educación o tomar cuidado de su salud y que en cambio usa para caminar en búsqueda del vital líquido.

1 Las mujeres y las niñas se encargan de ir a recoger agua en 7 de cada 10 hogares sin agua corriente, según el primer análisis en profundidad de las desigualdades de  género en relación con el acceso a agua potable, saneamiento e higiene (ASH) en los hogares.

Aunado al enorme perjuicio que se está ejerciendo a varias generaciones alrededor del mundo tanto en su salud como en su desarrollo personal, está también la discriminación y violencia que sufren las mujeres en las tomas de decisión con respecto a los recursos de sus comunidades. Como menciona Karina Bautista2, “Entre algunos de los conflictos más específicos con relación al agua y saneamiento, las mujeres de las comunidades rurales argumentan que muchas veces surgen conflictos por el agua, debido a que varias comunidades comparten pozos de agua, los cuales van distribuyendo por días. De igual forma, argumentan que muchas veces no son tomadas en cuenta en los proyectos u opiniones que ejercen, que siempre son las voces de los mismos hombres las que prevalecen, que en sus comunidades carecen de credibilidad y al mismo tiempo, el rechazo por el hecho de ser mujeres. También mencionaron que muchas veces se carece de recursos para trasportar agua, para comprarla o para almacenarla en sistemas de captación de agua de lluvia y, sobre todo, hacen falta recursos técnicos para opinar y hacer valer sus voces en situaciones donde se requiera”.

Resumiendo todo lo anterior a una frase que seguramente es la que escuchan muchas mujeres con respecto a estos temas: “buscas el agua donde puedas y como puedas”, de ese nivel es el discurso en muchas zonas rurales del mundo. Es primordial que se preste atención a la voz de las mujeres con respecto a este tema, considerando que por su situación de género son las directamente afectadas en primera instancia, retomo para este texto algunas de las propuestas compartidas por mujeres de zonas rurales durante el Encuentro por el agua organizado por Cántaro Azul A. C. , de nueva cuenta citando a la licenciada Karina Bautista:

Unión: Para hacer valer sus derechos tanto en el acceso al agua y saneamiento como en la equidad de género, se necesita unión de las mismas mujeres, reconocer en la otra un apoyo y solidaridad. También se necesita la acción consciente de los hombres para que esto se logre.

Reconocimiento: Es indispensable que como mujeres se sientan capaces de opinar, de proponer y de ejecutar acciones que les aseguren una correcta gestión de agua. ¡Basta de tener vergüenza al hablar! Y no basta con eso, pues el reconocimiento también parte del otro lado, de las personas e instituciones que escuchan a las mujeres.

Alianzas: si bien se sabe que hacen falta recursos técnicos, las mujeres proponen un acercamiento y acompañamiento con instituciones y organismos expertos en los temas a gestionar, esto con la finalidad de cubrir brechas de conocimiento existentes.

Paridad de género: proponen que sus asambleas comunitarias se conformen tanto por hombres como por mujeres, cada uno con sus responsabilidades bien definidas.

Organización: muchas de ellas consideran que para lograr acceder a agua de calidad se necesita organizarse entre ellas y con las instituciones que puedan brindar apoyo.

Captación de lluvia: la captación de lluvia alivia un poco la escasez de agua, no obstante, en época de estiaje, la disponibilidad de lluvia disminuye considerablemente. Se debe considerar como una Política Pública.

Reconocimiento a los comités de agua: se remarcó que es fundamental que esta forma de organización sea reconocida a nivel nacional a través de la ley, pues esto les otorgaría visibilidad en las políticas y se evitaría quedar a expensas de la voluntad política.

Derecho de paso: debido a que mucha población rural acarrea agua, estas exigen que las autoridades permitan el libre acceso a las fuentes de agua, evitando la “privatización” de ella.

Los organismos preocupados por el medio ambiente, así como varias empresas privadas, han tomado cartas en el asunto del agua desde hace varios años, si bien una empresa o una organización no puede resolver el complejo problema del agua sin una mayor participación del gobierno y de la sociedad, existen cada vez más propuestas y acciones que van conformando una red de protección y de conservación del preciado recurso, así como una distribución más equitativa y justa del mismo. En GANAR-GANAR hemos publicado a lo largo del tiempo sobre diversas acciones y apoyos que las empresas privadas han realizado y realizan sobre este tema, podemos mencionar justamente lo realizado por Heineken México e IncMTY con su Heineken Green Challenge donde apoyaron proyectos destinados a la preservación y acceso del agua en comunidades rurales y urbanas o bien los enormes esfuerzos por parte de Nestlé para reducir su uso de agua en sus líneas de producción y los acuerdos que han tomado para respetar los recursos hídricos locales.

Tanto para lograr la equidad de género como para solucionar el problema del agua hay que prestar atención a los detalles, se podría pensar que los diferentes problemas del mundo no tienen conexión, pero es, al contrario, cada cosa que afectamos o que complicamos afecta al resto de las problemáticas, de igual forma cada accióny esfuerzo en favor de las soluciones posibles abona a resolver otros muchos problemas.

1.- “Las mujeres y las niñas cargan con la peor parte de la crisis del agua y el saneamiento” – informe de la UNICEF y la OMS generado el 6 de julio de 2023. https://bit.ly/49a1Sx7

2.- Karina Bautista, gestora del Fondo para la Comunicación y la Educación Ambiental, A.C. 

extracto citado de su artículo “Inclusión en el Derecho humano al agua y saneamiento: propuestas de los grupos vulnerables” – 10 de diciembre de 2023. https://agua.org.mx/editoriales/

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


EtiquetasAgua
Compartir:

Deja tu comentario