Estudio revela cómo las estaciones de carga de coches eléctricos es un negocio muy lucrativo

37
0
Compartir:


La creciente red de estaciones de carga para vehículos eléctricos en Estados Unidos no solo revela una lucrativa veta de negocio, sino que marca un significativo avance en la lucha contra el cambio climático. Datos recientes de Stable Auto Corp., destacados por Nate Smallwood/Bloomberg vía Getty Images, muestran que la utilización promedio de estaciones de carga rápida se ha casi duplicado en el último año, evidenciando no solo una mayor adopción de vehículos eléctricos sino también un importante paso hacia la reducción de emisiones de carbono.

La duplicación en la utilización de estas estaciones —de un 9% en enero al 18% en diciembre— indica que cada vez más conductores están eligiendo vehículos eléctricos, una tendencia alentadora para la sostenibilidad ambiental. Brendan Jones, CEO de Blink Charging Co., apunta a este crecimiento como prueba de que la infraestructura de carga está empezando a satisfacer la demanda de un mercado en expansión.

Este aumento en la utilización no es solo una señal de la creciente popularidad de los vehículos eléctricos; es también un indicador de que las estaciones de carga están comenzando a ser rentables, lo que podría incentivar aún más su expansión. Según Stable Auto, una estación debe operar alrededor del 15% del tiempo para generar ganancias, un umbral que muchas estaciones están comenzando a superar.

Sin embargo, el verdadero impacto de esta expansión va más allá de los beneficios financieros. La adopción de vehículos eléctricos y el desarrollo de infraestructuras de carga accesibles son cruciales para reducir la dependencia de combustibles fósiles y mitigar las emisiones de gases de efecto invernadero. La construcción de más estaciones de carga, promovida por programas como el de Infraestructura de Fórmula Nacional para Vehículos Eléctricos (NEVI), representa una inversión en el futuro ambiental del país.

Aunque gran parte del financiamiento federal para este programa aún está pendiente de distribución, el número de estaciones de carga rápida ha crecido un 16% en la segunda mitad del último año. Al cierre de 2023, Estados Unidos contaba con cerca de 8,000 puntos de carga rápida, marcando un avance significativo hacia la accesibilidad de la carga eléctrica en todo el país.

Este crecimiento en la infraestructura de carga no solo facilita la transición a vehículos eléctricos sino que también contribuye a un ciclo virtuoso que promueve la sostenibilidad. Con la expansión de la red de carga y un creciente interés por parte de los consumidores en los vehículos eléctricos, Estados Unidos avanza hacia un futuro más verde, donde la movilidad sostenible juega un papel fundamental en la protección del medio ambiente.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario