La Responsabilidad Social, actor clave en la lucha contra el COVID-19: Boehringer Ingelheim

749
0
Compartir:


Han pasado más de 100 días desde que en México se presentó el primer caso de SARS CoV-2, virus que provoca la enfermedad de COVID-19.

La compañía farmacéutica Boehringer Ingelheim, al igual que cientos de industrias, tuvo que adaptarse a la situación para proteger la salud de sus casi 2 mil colaboradores; al tiempo de garantizar el suministro de medicamentos para los pacientes.

Aunque algunos territorios comienzan a prepararse para su regreso a la llamada “nueva normalidad”, las necesidades derivadas de esta emergencia sanitaria, que ha generado miles de muertes, no han cesado.

 

Acciones ante la emergencia

Por su parte Boehringer Ingelheim logró escalar en tiempo récord procesos de transformación digital como la realización de eventos virtuales con alta participación de la comunidad médica; gestionar de forma más cercana la comunicación hacia sus colaboradores, clientes y socios.

Al respecto, el Ing. Augusto Muench, Presidente y Director General de Boehringer Ingelheim México, Centroamérica y El Caribe (CAmCar), afirma:

 

Si algo caracteriza al pueblo mexicano es su solidaridad y hoy, como en otras situaciones de emergencia, la Responsabilidad Social (RS) ha jugado un papel fundamental.

Y es que tenemos el compromiso de ir más allá de nuestro quehacer para aportar todo lo que esté en nuestras manos en pro de la salud física y emocional de pacientes, médicos y, por supuesto, de nuestros colaboradores

La RS forma parte de nuestro ADN y, al estar en una industria esencial, desde el inicio del primer brote sabíamos cuál era nuestro compromiso con los pacientes, la comunidad médica y la sociedad.

Así, creamos un Programa de Apoyo Global de 5.8 millones de euros para dar ayuda financiera, equipos de protección y medicamentos a instituciones sanitarias y comunidades desprotegidas alrededor del mundo incluyendo México.

La respuesta ha sido extraordinaria y estamos muy orgullosos de ser parte de esa extensa red de asociaciones civiles e industrias que siguen demostrando su temple en momentos difíciles.

 

El apoyo laboral empieza en casa

Por su parte, Edgar Díaz Ramírez, Director de Recursos Humanos para México y CAmCar, comentó que a nivel nacional la compañía no escatimó en atender la crisis desde diferentes frentes.

Por ejemplo, para mantener el bienestar físico, emocional, financiero y el balance vida-trabajo de los más de 1,200 colaboradores que laboran desde casa, desarrolló la plataforma Wellness@HomeOffice donde ellos y sus familiares reciben asesoría y capacitación online.

También, implementó un Programa Global de Voluntariado que permite a sus empleados ocupar 10 días laborales, con goce de sueldo, para poner en marcha sus iniciativas de RS.

Prueba de ello son las acciones que realiza su Fuerza de Ventas en diversos hospitales del país.

Estas van desde la confección de prototipos de caretas y cajas de acrílico para intubar valiéndose de impresoras 3D, hasta donaciones en especie que se suman a las solicitudes que la empresa ha recibido de varias instituciones de salud, fundaciones y representaciones diplomáticas en países de Centroamérica, con lo que se han podido entregar kits de seguridad (mascarillas, guantes, trajes de protección, batas quirúrgicas y lentes) a los médicos que los necesitan, así como apoyo a la Cruz Roja con traslados de pacientes.

Incluso, con el fin de ayudarlos a sobreponerse a los sentimientos de enojo, tristeza, frustración, ansiedad y miedo que todos los días afrontan en la atención de personas contagiadas, la farmacéutica implementó el Programa de Contención Emocional para Profesionales de la Salud.

 

Alianzas para salir juntos adelante

Por otra parte, Augusto Muench expuso que luego de hacer un análisis sobre las necesidades más imperantes en México, Boehringer Ingelheim decidió tener una alianza con la organización Cántaro Azul.

Esta organización está dedicada a efectuar prácticas sustentables desde una perspectiva de derechos humanos, salud y equidad y que, desde el inicio de la pandemia, ha enfocado sus esfuerzos en fabricar alcohol en gel, jabón y desinfectantes para ayudar a comunidades de escasos recursos en Chiapas, donde el 94% de la población vive en situación de pobreza y carece tanto de seguridad social como de servicios fundamentales de salud, alimentación, saneamiento y agua potable para higiene y consumo humano, siendo un recurso básico en la prevención del SARS CoV2.

Así, a través de esta alianza, la compañía ha logrado beneficiar a 1,666 familias chiapanecas de alta marginación, 200 unidades médicas rurales y 10 hospitales, además de apoyar el consumo de este producto enviando a sus colaboradores un kit de protección que incluye el gel desarrollado por la fundación para salvaguardar su salud y bienestar mientras están en home office.

Finalmente, el Ing. Muench señaló que:

 

La salida de esta crisis no va a ser fácil y seguirá necesitando la colaboración de autoridades de gobierno, empresas, instituciones, comunidad médica y sociedad civil. Todos tenemos que ser capaces de aportar valor a través de la innovación en esta ‘nueva normalidad’ y proponer soluciones pensando en el medio ambiente y la salud de las actuales y futuras generaciones”

 

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario