Nueva York aprobó ley que prohíbe calefacción y estufas de gas en nuevos edificios para reducir emisiones

Compartir:


La ciudad de Nueva York, a través de su consejo, aprobó un proyecto de ley para abordar la huella emisiones que se generan desde la Gran Manzana, así como los combustibles fósibles quemados en sus edificios.

 

Esta ley prohibirá que se instalen sistemas de quema de combustible en edificios nuevos, obligando diseños con agua caliente y aparatos de cocina totalmente eléctricos.

 

En este sentido, el alcalde Bill de Blasio, dijo: “Realmente estamos marcando el ritmo aquí, diciendo que si se puede hacer en la ciudad de Nueva York, realmente se puede hacer en cualquier lugar. Queremos ser un modelo para el mundo”.

 

Sobre qué pueden hacer las ciudades para reducir su huella contaminante, estas pueden abordar su suministro de energía, así como reducir el uso de gas natural, propano y aceite de combustible.

 

Los sistemas de calefacción y agua caliente por sí solos son la fuente de aproximadamente el 42% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la ciudad de Nueva York. También producen una importante contaminación del aire local. Un estudio revisado por pares publicado en mayo encontró que la quema de combustible en los edificios de la ciudad de Nueva York provocó un estimado de 1,114 muertes prematuras en 2017, el año más reciente para el que se disponía de datos, y tuvo un costo de $ 12.5 mil millones en impactos a la salud.

 

El proyecto de ley aprobado el miércoles no abordará toda esta contaminación existente, pero evitará que el problema crezca. No prohíbe específicamente el gas natural o cualquier otro combustible, pero descarta esas opciones al prohibir “la combustión de cualquier sustancia que emita 25 kilogramos o más de dióxido de carbono por millón de unidades térmicas británicas de energía”. Para cumplir, los edificios nuevos deberán utilizar sistemas de calefacción eléctrica como bombas de calor, que son similares a los acondicionadores de aire y pueden proporcionar tanto calefacción como refrigeración. En los días fríos, utilizan electricidad para extraer el calor del aire exterior o del suelo y bombearlo al interior. En los días cálidos, pueden funcionar al revés, transfiriendo el calor de adentro hacia afuera. Aunque la red eléctrica de Nueva York funciona actualmente con una combinación de combustibles fósiles y energías renovables, es lo suficientemente limpia como para que cambiar de calefacción basada en combustibles fósiles a calefacción basada en electricidad reducirá las emisiones totales, que seguirán disminuyendo a medida que la red se vuelva más limpia.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario