Cómo comunicar e involucrar cuando

449
0
Compartir:


Por Paola Verde Añorve

Gerente de comunicación y Responsabilidad

Social de Grupo Empresarial Nuvoil

El sector de energía se está reinventando. Una nueva semántica está surgiendo, en la que cada vez mas empresas se comprometen a contribuir con los ODS de la Agenda 2030, tan solo el Pacto Global ha crecido de un grupo de 44 a 17004 empresas, conforme a cifras en su Estrategia 2021-2023.

“La sostenibilidad ya se está volviendo requisito regulatorio o demandado por los principales grupos de interés”, expresa el Pacto Global México en su estudio 2022 Las Empresas Mexicanas por la Agenda 2030 en la Década de la Acción, y continúa diciendo”Si bien existe conciencia mayor de integrar la sostenibilidad en las empresas mexicanas… todavía es necesario llamar a la acción”. Confío en que el sector privado busca asumir este reto. En mi opinión podemos estar un paso por delante si conseguimos atraer el compromiso de las personas.

En este sentido, la cultura juega un rol clave y puede reforzar la competitividad de las compañías. Sin embargo, puede ser difícil al ser una construcción colectiva, pero no es imposible.

Ahora más que nunca,  tenemos el poder de reimaginar, motivando a las personas a que compartan las aspiraciones corporativas. Con su cultura, las empresas modelan una ciudadanía empresarial basada en la cotidianidad de los valores con los que se mueven y toman decisiones.

Cada vez hay más estudios sobre cómo las compañías miran hacia el compromiso de las personas. James E. Henderson de The Institute for Managemente Development (IMD) lo explica así:  “Incluir más en el proceso de estrategia puede resultar en una mayor conexión entre los gerentes medios y los empleados con el propósito de la empresa (el por qué de la estrategia) y la estrategia (el qué y el cómo) a través de un mayor compromiso de los colaboradores. Y al resolver el intercambio de amplitud y profundidad a través de medios digitales, esta conexión se vuelve aún más fuerte. En consecuencia,

la implementación de la estrategia se vuelve mucho más fluida”.

En este artículo compartimos 3 dimensiones a reflexionar para una estrategia de comunicación inclusiva en las empresas que aspiran a ser socialmente responsables y que buscan el involucramiento cada vez mayor de las personas con las que trabajan:

• La dimensión psicológica, que influye sobre cómo los individuos toman decisiones y estas afectan

   sus vidas.

• La dimensión cognitiva, que se relaciona con lo que la gente sabe y entiende.

• La dimensión emocional, la cual se relaciona con cómo sienten.

Las emociones son típicamente consideradas como irracionales y por lo tanto excluidas de la comunicación y la toma de decisiones. Sin embargo, son necesarias para comprender el impacto de los riesgos y brindan motivación para la acción.

Tomando en cuenta todas estas dimensiones, imagina que se puede desarrollar una profunda apropiación cultural de empoderamiento para ser generadores del cambio.

Bajo una estrategia de comunicación más amplia y profunda,  la voz de las empresas es emitida desde  las personas o desde las historias entretejidas al interior que comparten el mensaje de sostenibilidad.

Estas dimensiones puede crear un profundo involucramiento de quienes integran las empresas y sumar el granito de arena que nos toca a cada uno. Una acción no transforma, pero se requieren miles de estas para transformar al mundo.

parece que nadie está escuchando

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario