Shell cierra histórico acuerdo para comprar 3,000 millones de litros de biocombustible

49
0
Compartir:


Shell ha llegado a un acuerdo para comprar más de 3,000 millones de litros de biocombustible fabricado con residuos de caña de azúcar procedentes de su empresa conjunta brasileña, Raizen.

En Brasil, donde la mayoría de los vehículos pueden funcionar con etanol, este combustible emite muchos menos gases de efecto invernadero que los combustibles fósiles.

Los biocombustibles de segunda generación fabricados a partir de residuos y cultivos no comestibles llevan mucho tiempo en fase de desarrollo, pero siguen teniendo dificultades para satisfacer la demanda.

Shell ha llegado a un acuerdo con Raizen para comprar 3,250 millones de litros de etanol de caña de azúcar en virtud de un acuerdo a largo plazo. El acuerdo también incluye un compromiso adicional de 1,500 millones de dólares en gastos de capital, que se utilizarán para crear 5 nuevas plantas durante la próxima década. Se espera que la primera planta entre en funcionamiento en 2025.

La Agencia Internacional de la Energía predice que los biocombustibles, que son combustibles derivados de la materia vegetal, supondrán el 3.6% de la demanda mundial de energía para el transporte en 2021.

Por el momento, muchos analistas no saben qué papel desempeñarán los biocombustibles en el futuro. Sin embargo, predicen que estos combustibles seguirán desempeñando un papel pequeño pero significativo, ya que los gobiernos de todo el mundo tratan de reducir las emisiones de los coches o los utilizan como combustible de transición antes de adoptar los vehículos eléctricos.

La Agencia Internacional de la Energía predice que la demanda mundial de biocombustibles alcanzará los 86,000 millones de litros en 2026, un 28% más que en la actualidad.

Andrew Smith, de Shell Trading and Supply, dijo que la combinación de la tecnología de residuos de caña de azúcar de Raízen con la red de distribución mundial del grupo y sus relaciones con los clientes ayudaría a satisfacer la creciente demanda.

Por primera vez en la historia, una gran empresa energética se dispone a explorar recursos petrolíferos en aguas profundas. Este logro llega en un momento muy oportuno, ya que Shell celebra este año unos beneficios récord gracias al aumento de los precios del petróleo y el gas.

El año pasado, la empresa compró 9.1 millones de litros de biocombustibles para mezclarlos con otros combustibles, con el fin de reducir el uso del combustible tradicional y ofrecer más opciones con bajas emisiones de carbono, como los biocombustibles y el hidrógeno.

Actualmente, la empresa tiene un acuerdo de compra de biocombustibles de segunda generación con la planta rumana de Clariant. También está construyendo una planta de biodiésel de 820.000 toneladas al año en Rotterdam para producir combustible de aviación sostenible y diésel renovable a partir de residuos.

¡Ayúdanos suscribiéndote y compartiendo esta historia!

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: contacto@ganar-ganar.mx 

¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario