Toxina botulínica

467
0
Compartir:


Y SU EMPLEO EN LESIONES DEL SISTEMA NERVIOSO CENTRAL

Por dr. emmanuel duvignau

Médico Cirujano Militar Especialista en Medicina de Rehabilitación.

[email protected]

El Sistema Nervioso Central (SNC) lo constituye tanto el cerebro como la médula espinal; ambos tienen -entre muchas otras más- funciones relacionadas con aspectos sensoriales y motoras muy complejos y que no se encuentran al alcance del presente artículo, sin embargo, cuando existe una lesión del SNC se encuentra sumamente afectado el movimiento, el tono y la fuerza de las extremidades y de los músculos incorporados al esqueleto axial (columna vertebral).

Las lesiones cerebrales en los adultos (Evento Vascular Cerebral) y en los niños (Parálisis Cerebral) son la primera causa de discapacidad motora en ambos grupos etarios, produciendo un incremento patológico del tono muscular; a este fenómeno se le conoce como espasticidad, el cual se define como el incremento de la resistencia muscular al estiramiento pasivo y que depende de la velocidad del estiramiento. Aunque es una definición difícil de comprender, entendamos que los músculos de las personas con lesiones cerebrales y/o de la médula espinal se encuentran tensos o rígidos en la mayoría de las ocasiones lo cual trae como consecuencia la dificultad para realizar movimientos voluntarios de las extremidades afectadas y además provoca que los cuidados diarios y el uso de tecnologías de asistencia sean más complejos, tardados y desgastantes para la familia y para la persona.

La  Toxina Botulínica  mejora la función

y actividad muscular, fomentando una mejor

calidad de vida en el paciente

Existen hasta el día de hoy diversas estrategias para reducir el tono muscular en personas con lesiones del SNC, pero sin lugar a duda la más efectiva consiste en la aplicación de Toxina Botulínica tipo A en los músculos espásticos. Esta toxina es producida por una bacteria (Clostridium botulinum) y es la responsable de producir el botulismo, enfermedad sumamente grave debida a la ingestión de la toxina presente generalmente en productos en mal estado. Lo que ocasiona esta toxina es inhibir la transmisión de los nervios periféricos al músculo, relajando y debilitando al músculo en consecuencia.

Empleada en las dosis precisas, la Toxina Botulínica se inyecta en los músculos espásticos, uno a uno, por un médico con experiencia es este procedimiento teniendo en cuenta los objetivos y las metas a cumplir con cada persona. Existen casos en los que la espasticidad afecta las 4 extremidades y no es posible la aplicación de la Toxina en “todo el cuerpo” por lo que se elegirán los grupos musculares más importantes de acuerdo con las metas seleccionadas entre el equipo médico y la familia.

Los objetivos que pueden cumplirse parcial o totalmente con la toxina botulínica entre otros comprenden:

– Disminución del pie equino espástico (marcha en puntas).

– Lograr abrir la mano (que generalmente se encuentra empuñada).

– Facilitar el cambio de pañal (cuando las piernas se cierran “en tijera”).

– Facilitar el aseo de la mano y/o la axila.

– Prevenir acortamientos musculares.

– Disminuir movimientos anormales.

El efecto de la Toxina Botulínica no es permanente; en las dosis adecuadas tiene un tiempo de acción de 3 a 6 meses (dependiendo de la marca del producto) y en la gran mayoría de los casos es necesaria su reaplicación. Hay que considerar que una vez aplicada, será indispensable dar continuidad y en algunos casos intensificar la terapia física y ocupacional con el fin de mejorar los resultados a obtener.

https://rehabicenter.com.mx/

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario