Caymus Vineyards y la Familia Wagner de Vinos

119
0
Compartir:


Chuck, Charlie y Jenny Wagner poseen raíces en el Valle de Napa que datan de la década de 1850. Proceden de una descendencia de agricultores y enólogos. Siempre han dependido del terreno para su sustento, abordando de manera responsable cada faceta de su negocio: desde el cultivo de uvas hasta el diseño de sus instalaciones y la relación con sus empleados.

La Familia Wagner ha sido versátil y adaptable en todo lo que emprende. Esta filosofía también se refleja en su compromiso responsable con el medio ambiente. En lugar de centrarse en una certificación específica, buscan renovar e innovar constantemente sus prácticas para que sean más sostenibles con el paso del tiempo. Su propósito esencial es salvaguardar el terreno y perpetuar un estilo de vida agrícola para las generaciones venideras.

Sostenibilidad Social (priorizando a las personas)

Firme convicción de que nuestro personal es una extensión de nuestra familia, y así es como los tratamos.

Agricultura

Se prefiere el cultivo sin riego, con el objetivo de evitar la irrigación en los viñedos.

Uso exclusivo de materiales orgánicos

Intervenimos solamente cuando es estrictamente necesario.

Usamos cultivos de cobertura y otras técnicas naturales para conservar la salud de los viñedos. Tras la cosecha invernal, se plantan habas para reponer el nitrógeno en los suelos.

Algunos viñedos alternan el arado y corte de hileras, permitiendo que ciertas hierbas sirvan de hábitat a insectos beneficiosos.

Adoptamos la filosofía de aprovechar al máximo todos los recursos. Por ejemplo, el orujo se compostea para enriquecer el suelo y conservar la vitalidad de las vides.

Diseño de Edificaciones y Eficiencia

Se integran constantemente elementos de diseño sustentable.

Se aprovechan los dones naturales para conservar energía y generar espacios estéticos. Como ejemplo, en la bodega Caymus-Suisun, las paredes deslizantes de vidrio, cuando se abren, permiten la circulación de aire fresco; al cerrarse, aprovechan la radiación solar para calentar el ambiente.

Utilizamos energía solar en nuestras instalaciones de producción en Cordelia y en la bodega Caymus-Suisun.

Se instalan tragaluces en las áreas de fermentación para aprovechar la luz natural.

Las aguas residuales se tratan y reutilizan en el riego del paisaje.

En nuestras botellas empleamos vidrio reciclado; procuramos abastecernos de las fábricas más cercanas y optamos por diseños más ligeros para reducir el consumo de combustible durante el transporte.

Las barricas se utilizan hasta que alcanzan el final de su vida útil, luego se donan a grupos juveniles, quienes las reutilizan como macetas en viveros.

Cuando comenzó Caymus Vineyards en 1972 en Rutherford, Napa Valley, la región era muy diferente a la actual. No había restaurantes famosos que atrajeran a la gente a visitar, y el tráfico era escaso. Todos parecían conocer a los demás. Con su notable clima, tierras de cultivo y belleza tranquila, “Napa” aún estaba en gran parte sin descubrir y llena de posibilidades.

Desde el principio, les atrajo a los Wagner la belleza del paisaje agrícola de Suisun y su espacio abierto, pequeñas granjas familiares y canales serpenteantes bordeados de robles nativos.

La familia Wagner se propuso entonces producir un vino estilo Caymus a partir de una de las variedades más importantes del mundo, prometiendo que “un vino nuevo con el nombre de Caymus tendría que ser excelente o no sería embotellado”. Esta reconocida familia produjo por primera vez un vino de Suisun Valley en 2014.

Elaborado con frutas de primera calidad cultivadas por productores locales, este vino inicial resultó ser un delicioso atractivo, por lo que comenzaron a plantar viñedos en Suisun en 2015. Determinaron que Durif (sinónimo de Petite Sirah) cultivado en suelos locales parecía ser excepcional y era la mejor opción en varietal.

Si bien el clima de Suisun es como el de Napa, los suelos de Suisun son propicios para producir Petite Sirah de la más alta calidad. Se eligió “Grand Durif” como nombre porque el vino tiene un gran estilo y es todo menos rico y tánico, pero suave, lujosamente suave y accesible.

De un color púrpura vibrante y aterciopelado, la cosecha 2019 de Grand Durif presenta aromas de cuero flexible y madera terrosa. La nariz está cubierta con notas de moras maduras, pétalos de rosa y un toque de clavo. Taninos extremadamente finos y suaves envuelven el paladar de inmediato, mantenidos en perfecto equilibrio por el roble de este vino. Los sabores de bayas se mezclan con el cuero, una pizca de fogata fresca, flores florecientes y pasas cubiertas de chocolate. El chocolate negro se prolonga hasta el final junto con frutas brillantes y una textura lujosa y delicada… una joya embotellada.

Recuerda que puedes enviarnos tus propuestas de historias y comentarios a través del correo: [email protected] 

Explora nuestro canal en YouTube ¡Suscríbete!


Compartir:

Deja tu comentario